Corredores ecológicos


Las áreas protegidas, debido a sus limitaciones de tamaño, no son suficientes para proteger la biodiversidad a lo largo del tiempo. Por esta razón, sumado a la expansión agropecuaria y urbana, terminan aisladas, interrumpiendo el necesario intercambio genético de las poblaciones silvestres.

A partir de esta situación es que se crearon los Corredores Ecológicos, extensas porciones de territorio en donde se busca garantizar la conexión biológica de las distintas áreas protegidas que engloban mediante un manejo integrado y un uso sostenible de los recursos.

La Administración de Parques Nacionales trabaja en conjunto con naciones fronterizas, provincias, comunidades locales, ONGs ambientalistas y productores en la implementación de este tipo de iniciativas. Ejemplo de esto son el Corredor Verde Misionero, el del Alto Bermejo, el Andino Norpatagónico y los del Gran Chaco Argentino.