Se encuentra al sur de la Isla Grande de Tierra del Fuego y contigua al límite internacional con la República de Chile, en el área geográfica del Pasaje de Drake (Mar de Hoces), en el extremo sur de la Zona Económica Exclusiva Argentina.

El área se destaca por integrar la conexión física y biológica entre los Océanos Pacífico y Atlántico, influida por la Corriente Circumpolar Antártica.

Se distingue por involucrar ambientes marinos del talud continental y cuencas oceánicas de grandes profundidades (más de 4.000 m), con presencia de cañones y montes submarinos y una alta diversidad biológica.

Entre los valores de conservación destacados, los corales de agua fría se agrupan en jardines de coral y funcionan como ingenieros de ecosistemas. Generan estructuras que aumentan la diversidad de las comunidades, con una gran variedad de fauna asociada: esponjas, anémonas, cefalópodos, equinodermos y peces.

En el AMP se ubican áreas de desove y cría de especies comerciales como las merluzas austral, de cola y negra.

El área es usada intensamente por aves marinas como el albatros cabeza gris, albatros errante, petrel barba blanca y pingüino penacho amarillo; y por mamíferos marinos como el elefante marino del sur, el delfín cruzado, cachalotes, orcas y ballenas fin y sei, entre otras.

En cuanto a las categorías de manejo, sus fondos están protegidos como Reserva Nacional Marina Estricta. La columna de agua tiene asignada la categoría Reserva Nacional Marina en dos sectores y Parque Nacional Marino en un tercer sector.

Conocé más información técnica en el Sistema de Información de Biodiversidad