Un sueño posible: Sudáfrica


“Un sueño no es sólo un sueño, un sueño es mucho más. Es un plan, es un horizonte, es una meta, es trabajo, es dedicación, es conducta, es tener un fin en la vida, es mirar hacia adelante, es tener coraje, es sentirse vivo”, aseguró Lorena Valentin, profesora de un grupo de amigos de 7° año de la Escuela Agrotécnica “La Carola” (Nogoyá, Entre Ríos) que se animaron a soñar.

Marco, Luis, Milton, Joaquín, Ricardo, Nigel y Lázaro viajaron a Sudáfrica el pasado mes de septiembre con un fin: aprender un poco más sobre la inspiradora historia de Nelson Mandela, uno de los líderes más influyentes de la humanidad.

La idea surgió cuando Lorena les introdujo, en su clase de Comunicación, el poema “Invictus” del poeta inglés William Ernest Henley, el cual inspiró a Mandela cuando estaba en prisión.

En ese momento y con su apoyo, los chicos decidieron no realizar el tradicional viaje de egresados a Bariloche y movilizaron todos sus recursos para viajar a Sudáfrica y conocer el país donde nació y desenvolvió el emblemático líder.

Sin embargo, este viaje no fue fácil. Los alumnos, junto con el apoyo de sus profesores y sus familias dedicaron dos años a recaudar los recursos económicos necesarios para lograr su objetivo. Para ello, durante dos años participaron de diversos eventos realizados en su localidad, organizaron una gran rifa, vendieron botellas personalizadas, panes y dulce de leche hecho en su escuela. Además, recolectaron 30 toneladas de vidrio para vender a Rosario.

Antes del viaje, los chicos fueron recibidos por el gobernador de Entre Ríos, Gustavo Bordet, y la provincia realizó un aporte económico para ayudar a completar los gastos del viaje.

Asimismo, nuestra Embajada en Sudáfrica, organizó y contactó autoridades locales y, se organizaron visitas guiadas gratuitas especialmente dirigidas a los alumnos argentinos. También, colaboró en la obtención de descuentos en alojamiento y transporte (brindado por el High Performance Centre de la Universidad de Pretoria).

En efecto, durante su estadía en Johannesburgo, la Asociación Argentina en Sudáfrica organizó un asado de bienvenida y uno de despedida. A su vez, miembros de la comunidad argentina brindaron su tiempo y recursos, participando de las visitas en calidad de intérpretes y organizando recorridos turísticos en los días libres, principalmente en Ciudad del Cabo.

Por último, los estudiantes de la escuela de Nogoyá fueron entrevistados en una radio local, conducida por niños sudafricanos y pacientes del Hospital pediátrico de Ciudad del Cabo y cuyo proyecto de radio social fue liderado por el un médico residente argentino desde hace más de 30 años.

Es así que este es un claro ejemplo del esfuerzo y la dedicación que hicieron los chicos por llegar a su objetivo y, como aseguró Mandela, todo parece imposible hasta que se hace.