Presidencia de la Nación

Un acto por el 10° aniversario del Centro Universitario de Ezeiza se llevó a cabo en el CPF I

Ante la presencia de autoridades ministeriales, judiciales, penitenciarias y educativas, el espacio formativo dependiente de la Universidad de Buenos Aires celebró su primera década de funcionamiento.


El Centro Universitario de Ezeiza (CUE) celebró el viernes 4 de noviembre su décimo aniversario en un acto que tuvo lugar en el gimnasio de la Unidad Residencial V del Complejo Penitenciario Federal I.

Dependiente de la Universidad de Buenos Aires (UBA), este espacio formativo de educación superior fomentó durante una década el desarrollo profesional de las personas privadas de libertad, redundando en un beneficioso impacto social y laboral para quienes cursaron allí sus estudios.


El acto conmemorativo contó con la presencia de la Subsecretaria de Asuntos Penitenciarios, María Laura Garrigós, acompañada por la Subdirectora Nacional del Servicio Penitenciario Federal, Sonia Álvarez, el presidente de la Cámara de Casación Penal, Dr. Alejandro Slokar, el vicerrector de la UBA, Emiliano Yacobitti, y la directora del programa UBA XXII, Marta Laferriere.

La presencia de las autoridades en este encuentro junto con docentes y estudiantes del CUE significó el cierre formal de una semana de actividades relacionadas con el hito alcanzado, entre las que se destacaron talleres académicos y recreativos coordinados por las Facultades de Ciencias Sociales, Filosofía y Letras, Ciencias Exactas y Naturales, y el Ciclo Básico Común (CBC).


A su turno, Garrigós se dirigió a los presentes y destacó que esta jornada “no solo es de festejo sino también de agradecimiento para el Servicio Penitenciario Federal y el Ministerio de Justicia, y una clase de historia con la presencia y el relato de los que la hicieron”.

“Eso lo hace más valioso. Dentro de 10 años, cuando recordemos este día, añoraremos aquellos comienzos”, agregó. A continuación, aseguró que el Servicio Penitenciario Federal “es el anfitrión y brinda todo lo que está a su alcance, pero además crece con los centros universitarios porque crece en profesionalidad y jerarquía al poder ofrecer este servicio a las personas privadas de libertad que le toca cuidar”.

Finalmente, concluyó que "esta conjunción entre la UBA, los alumnos y el SPF debiera ser ejemplo en la región, y un acto como este es la muestra que nos sirve para seguir avanzando y trabajando en ese sentido”.

Scroll hacia arriba