Último encuentro del Ciclo “Reflexiones sobre la evaluación en la formación policial en tiempos de pandemia. Desafíos para pensar el regreso a la presencialidad"

La Directora Nacional de Ingreso y Carrera, Soledad Mangiavillano, y la Directora de Carrera, Cecilia Rodríguez, iniciaron hoy el tercer y último encuentro virtual del Ciclo de acompañamiento “Reflexiones sobre la evaluación en la formación policial en tiempos de pandemia. Desafíos para pensar el regreso a la presencialidad”.


El mismo contó con la participación de docentes, instructores, equipos pedagógicos y técnicos y autoridades de las instituciones educativas pertenecientes a las cuatro fuerzas federales dependientes de la Cartera que encabeza Sabina Frederic.

“Todas las actividades nos permitieron ver que compartimos la mayoría de las preocupaciones, lo que de algún modo nos alivia y nos obliga a encarar conjuntamente y con mucha responsabilidad lo que viene”, aseguró Mangiavillano. Luego, agregó: “en la Dirección Nacional de Ingreso y Carrera hemos recibido todos los informes de continuidad pedagógica que han elaborado las secretarías académicas y estamos al tanto del avance del plan de estudios”.

Como parte de la convocatoria realizada por la Subsecretaría de Formación y Carrera a cargo de Karina Mouzo, y con la coordinación de la Magíster en Didáctica de la UBA, Graciela Cappelletti, este tercer encuentro giró en torno a la consigna “Compartiendo escenarios posibles para la vuelta a la presencialidad. Pistas para recuperar los recorridos de los aspirantes/estudiantes”.

En ese marco, se analizaron las preocupaciones planteadas por los participantes acerca del modo de asegurar la calidad de la formación en épocas de no presencialidad y sobre cómo evaluar los impactos que sufrió la formación en ese contexto.
Asimismo, y de cara al futuro, se mencionaron las certezas que la situación derivada por la pandemia del COVID-19 arrojó en el campo de la enseñanza: por un lado, el incremento del rol colaborativo tanto de los estudiantes como de los docentes e instructores en los campus disponibles y una descentralización de la oferta de las herramientas de trabajo; y por otro, el abordaje de una bimodalidad (presencial y no presencial) que podría incorporarse a la formación con contenidos digitalizados.

Como cierre del Ciclo, Mangiavillano sostuvo que “este es el inicio de una secuencia, el primer paso, y estamos trabajando en el acompañamiento a las escuelas para poder identificar y establecer que las y los aspirantes reúnan las condiciones necesarias para egresar” y concluyó con un reconocimiento al cuerpo docente: “Fueron y son clave en este proceso de garantizar la continuidad de la formación profesional. Sin ustedes no hubiéramos podido formar y contribuir al horizonte de cada estudiante que está atravesando esta situación particular. No sólo enseñaron, sino que acompañaron y dieron apoyo emocional, por lo que desde este Ministerio estamos profundamente agradecidos”.