Teleconferencia de Dora Barrancos

En el marco de la propuesta del Ciclo de Teleconferencias 2020, se llevó adelante el martes 14 de julio la disertación titulada “Salud Mental y Género. Políticas públicas hacia la equidad” por Dora Barrancos.


En el marco de la propuesta del Ciclo de Teleconferencias 2020, se llevó adelante el martes 14 de julio la disertación titulada “Salud Mental y Género. Políticas públicas hacia la equidad” por Dora Barrancos.

Barrancos quien es investigadora del CONICET y socióloga especializada en Estudios de Género hizo su exposición ante una gran audiencia conectada vía streaming y la presencia en la institución de autoridades y jefes y jefas de departamento y servicios.

La Lic. Gabriela Scheinkestel, Directora Asistente del Hospital Nacional en Red “Lic. Laura Bonaparte” destacó la importancia y el honor de contar con su participación y trabajar sobre estas temáticas: “asumimos la gestión en marzo de este año y desde un primer momento tuvimos en agenda el entrecruzamiento de las políticas de género y las políticas de salud. Es el desafío de pensar y desarrollar políticas integrales de cuidado con justicia social. Es con este sentido que empezamos a pensar la gestión”.

Por su parte, la teleconferencista inició su exposición destacando la intencionalidad de trabajar sobre los efectos transhistóricos del erguimiento del sistema patriarcal en todas las sociedades humanas. “El patriarcado realmente tiene una existencia pequeña pero ha tenido una contundencia, una majestad inmensa. Además de algo muy complejo, gran parte de la arquitectura de esta complejidad es que probablemente reposa sobre el sistema simbólico, pero no hay antropología hasta ahora que dé cuenta cuál es el momento del surgimiento de nuestro aparato de simbolización”. Y agregó, “es muy probable que en esa configuración articulada de todo un comando de nuestra subjetividad tenga que ver con estas fórmulas de aparición del patriarcado”.

Luego de definir al patriarcado como un sistema relacional y de opresión de las mujeres y otredades destacó también el concepto de patrimonialidad: “se observa un sistema nítido de adueñamiento, de patrimonialidad de los cuerpos femeninos. Esto es el patriarcado en su nacimiento”. Para luego hacer un recorrido histórico sobre diferentes instancias, momentos del sistema y el surgimiento de los primeros movimientos feministas.

“Las primeras levas feministas estuvieron adheridas al propósito de la abolición de la esclavitud. Esta es una bella acta de nacimiento que ha tenido el primer feminismo. Los primeros feminismos fueron abolicionistas”, dijo.

Asimismo habló de la enorme importancia de esos acontecimientos con una agenda de temas traducida en cuatro cuestiones fundamentales: la igualdad jurídica, la igualdad civil para que se les permitiera votar, el derecho a educarse en las mismas condiciones que los varones y por último, que el Estado, reconociera su potestad maternal dándoles asignaciones según hijes. “Efectivamente los estados se comprometieron con eso, ¿pero a quién le dieron las asignaciones? A los varones. Se las adjudicó a la masa de trabajadores. Esto es más o menos el recado de la primera ola feminista.”

En nuestro país el feminismo tiene una gran convulsión al inicio del siglo 20 con hechos destacados como ser la primera modificación del código civil en el año 1926 donde las mujeres adquirieron el derecho el acceso a la educación, al trabajo y a la profesionalización sin autorización de sus maridos. Años después, la enajenación de bienes personales de mujeres, el derecho y acceso al voto, la apertura y acceso a las universidades.

“El segundo gran incendio feminista tiene que ver con una retomada, una acción de reconocimiento completo del cuerpo femenino para sí. El cuerpo como representación fundamental de una lucha residente contra el dominio patriarcal”, dijo. De esta manera, Barrancos, destacó ciertas diferencias del feminismo actual con el pasado al incorporar la noción fundamental de deseo, de sentido, de articulación erótica y de liberación de ciertos mandatos. “En suma, estamos frente al feminismo de segunda ola que ha permitido una enorme interpelación a todas las ciencias”.

Argentina cuenta con un recorrido diferencial respecto de otros países sobre el avance formal en materia de derechos humanos, en este sentido, Barranco expresó “tenemos la Ley de Matrimonio Igualitario, la Ley de Identidad de Género, pero es fundamental la sanción de la Ley N.º 27.499, Ley Micaela. Es la ley por el que hoy el Estado argentino se obliga a entrañar toda su conducta, todas sus intervenciones, sus leyes, sus fallos, sus manifestaciones con perspectiva de género. En lo profundo quiere decir que la Ley Micaela obliga al Estado argentino a hacer todo y más para extinguir todas las violencias. El Estado argentino se compromete a clausurar el viejo vetusto ciclo ominoso del sistema patriarcal”.

El Hospital Nacional en Red “Lic. Laura Bonaparte” valora estos espacios de trabajo sobre estas asignaturas con la participación de destacadas y destacados profesionales quienes contribuyen a tener una mirada integral sobre los propios abordajes.