Se realizó un taller sobre viviendas sociales sustentables

Fue un espacio de intercambio entre representantes de institutos provinciales de vivienda, expertos y funcionarios de Gobierno, como seguimiento del programa para crear y monitorear 128 casas sustentables.


Finalizó esta tarde el Taller de Diseño para la Vivienda Social Sustentable, organizado por los ministerios de Ambiente y Desarrollo Sustentable y el de Interior, Obras Públicas y Vivienda; junto al Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y a la Secretaría del Fondo para el Medio Ambiente Mundial. El encuentro, que comenzó ayer, constituyó un espacio de intercambio en el que los institutos provinciales de vivienda trabajaron en el diseño de prototipos junto a expertos en vivienda y eficiencia energética y equipos técnicos de Gobierno.

Carlos Gentile, secretario de Cambio Climático y Desarrollo Sustentable de la cartera de Ambiente, expresó durante el cierre del encuentro: “Es muy bueno verlos a todos acá y que esto sea una realidad”. “Lo que está empezando a sentar esta mesa son las bases de lo que esperamos que sea, que es que la construcción en Argentina sea en el futuro cada vez más sustentable”, agregó.

“Esta mesa la pensamos, desde el punto de vista de cambio climático, como una mesa que puede aportar muchas medidas para sumar a la contribución argentina que presentamos, con el nivel de emisiones que proyectamos a 2030, la que tiene medidas de todos los sectores”, afirmó el funcionario. “Creemos que el sector construcción puede proporcionar un aporte importante a la disminución de emisiones de la contribución nacional”, finalizó.

Iván Kerr, secretario de Vivienda del Ministerio de Interior, Obras Públicas y Vivienda, manifestó a su turno el entusiasmo que genera llevar adelante el proyecto y aseguró: “para el Presidente de la Nación es central que podamos generar esta transformación en la manera en que construimos viviendas”. “Tenemos una oportunidad enorme para generar que desde la vivienda social se establezcan las bases de la sustentabilidad que necesitamos desarrollar para toda la construcción”, señaló.

“En el caso de la vivienda social, esto tiene una importancia mayor porque apuntamos a un público más vulnerable, de menores recursos, en donde tiene muchísima incidencia lo que podamos hacer desde los proyectos para bajar el consumo energético y que sean sustentables”, explicó Kerr, a la vez que arriesgó: “Inclusive, hacia adelante, podemos ir más hacia una política orientada a subsidiar la demanda, y que los privados también puedan generar oferta de vivienda orientada al que lo necesita”.

El taller se realizó como parte del programa “Eficiencia energética y energía renovable en la vivienda social Argentina”, que se propone elaborar normativas y guías de diseño para la construcción de vivienda social con medidas de eficiencia energética y energía renovable, que permitan reducir el 30 % de la demanda de energía convencional y contribuir a la disminución de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Argentina es uno de los países más urbanizados de América Latina, con un 91 % de la población ubicada en áreas urbanas, superando el porcentaje regional del 78 %. Más del 70 % de la población que vive en condiciones de vulnerabilidad reside en zonas urbanas. Según datos de la Secretaría de Vivienda, se estima que nuestro país debe cubrir un déficit de 1,5 millones de viviendas sociales. Además, el consumo residencial representa el 22 % del consumo total de energía. Atendiendo a un contexto global de cambio climático y considerando los Objetivos del Desarrollo Sostenible de la Organización de las Naciones Unidas, se hace necesario planificar de manera adecuada el desarrollo residencial en Argentina, en particular en el ámbito de la vivienda social.

El programa mencionado prevé construir y monitorear el desempeño energético de 128 prototipos de vivienda social en 8 provincias del país, identificadas como representativas de las diferentes zonas bioclimáticas de Argentina. Cabe recordar que se enmarca en el Memorando de Entendimiento celebrado entre el BID y la Secretaría del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM).

En el cierre del taller, también participó Francisca Rojas, de la División de Desarrollo Urbano del BID; y estuvieron presentes la directora nacional de Evaluación Ambiental, Celeste Piñera; y el director de Innovación para el Desarrollo Sustentable, Prem Zalzman.