Se presentó el diagnóstico sobre el accionar de los Centros Integrales de Género y su red de referentes

La subsecretaria de Derechos, Bienestar y Género, Sabrina Calandrón, junto con la directora Nacional de Políticas de Género, Carolina Justo Von Lurzer, presentaron el diagnóstico sobre el accionar de los diferentes Centros Integrales de Género de las Fuerzas Federales y su red de referentes.


“Estamos presentando el informe de los Centros Integrales de Género. Desde que llegamos, y por pedido de la ministra Frederic, nos dimos la tarea de repensar y revisar las experiencias de los Centros. Es una experiencia que es observada por otras carteras Nacionales y por otros países. Revisar esas experiencias y recopilar las buenas prácticas realizadas es muy valioso y le damos la importancia que se merecen”, comenzó Calandrón.

El minucioso diagnóstico permitió identificar las distintas necesidades, obstáculos y potencialidades y, a partir de éstas, permitirá redefinir, profundizar y generar nuevas políticas de género destinadas a las cuatro fuerzas federales.

“Traigo el saludo de la ministra y su impulso para que sigamos trabajo en este sentido y darle la relevancia que deben tener estas políticas y los y las profesionales que trabajan en estos espacios. Estamos convencidos de que, en la medida que podamos articular las políticas de este tipo, vamos a tener fuerzas más democráticas y más profesionales”, aseguró la funcionaria.

Como primera acción y consecuencia de este diagnóstico, se definieron los objetivos y contenidos para una capacitación destinada a más de 800 referentes desplegados en todo el país.

“A pesar de la pandemia y el aislamiento, el trabajo no se detuvo. Nos dio un poco de aire para reforzarlo, pensar y repensar nuevas estrategias de trabajo. Las políticas de género son un tema de agenda nacional y, en especial, de este Ministerio de Seguridad”, concluyó la subsecretaria de Derechos, Bienestar y Género.

El cuestionario trabajado en los Centros Integrales de Género focalizó en la atención y asesoramiento de las consultas que se realizan allí, la manera en la que se abordan esas consultas y su registro. El Centro ofrece asistencia sobre la salud sexual y reproductiva, sobre el desarrollo de carrera, las licencias por maternidad y sobre los lactarios de las Fuerzas.

Otro de los ejes en los que se focalizó el diagnóstico es en la toma de denuncias por violencia de género en los ámbitos laborales e intrafamiliares. Se hizo una distinción en la forma de tratar cada caso y se llegó a la conclusión de que es necesario elaborar un protocolo unificado para evaluar los niveles de riesgo y tener recurseros en común entre las cuatro Fuerzas para una derivación responsable y una mejora en el acceso a la información.

En lo referido a la promoción de igualdad, se analizaron los obstáculos presentes dentro de las instituciones: se identificaron resistencias en los niveles de toma de decisión, el sesgo de género en mesas de evaluación para ascensos y en que la feminización del cuidado dificulta la conciliación entre la vida laboral y la familiar. Ante estos obstáculos, se plantearon propuestas como la realización de charlas de sensibilización destinadas a las altas cadenas de mando, campañas sobre la maternidad y el desarrollo de las mujeres, la necesidad de un cupo positivo para impulsar jefaturas integradas por mujeres oficiales y mejorar el acceso a la información sobre licencias vinculadas a la maternidad y a la paternidad.

La segunda parte del diagnóstico consistió en un cuestionario que respondieron las y los referentes de estos Centros. Contestaron 783 personas, de las cuales un 61,2% son mujeres, entre las que un 53,9% tiene entre 26 y 35 años. El 51,7% de las y los encuestados son Suboficiales. Como dato destacado, el 64,6% afirma que recibió alguna consulta sobre temáticas de género. Las dos inquietudes recibidas con mayor frecuencia fueron sobre violencia de género laboral e intrafamiliar.

La directora Nacional Carolina Justo Von Lurzer explicó: “los centros integrales van a cumplir 10 años y tienen una enorme experiencia de trabajo acumulada, en la que nos apoyamos para mejorar cada una de las acciones que se llevan adelante. Los resultados tienen que ver con las respuestas que las y los referentes de género en todo el territorio nacional dieron a un cuestionario que se desarrolló desde la Dirección Nacional, con el objetivo de fortalecer a esos Centros Integrales y a sus referentes. De los resultados surgen una serie de necesidades y potencialidades que tienen los centros. Identificamos esas necesidades, obstáculos y potencialidades y organizamos un curso para los y las referentes de los centros”.

Tras ello se anunció la capacitación “Curso Virtual: Herramientas para trabajar con perspectiva de género y diversidad en las instituciones policiales” se propone como una instancia formativa y de actualización en el que se ofrecerán herramientas conceptuales, normativas y procedimentales que favorezcan las buenas prácticas para garantizar el acceso a derechos, la no discriminación y el respeto a las diversidades hacia la comunidad y al interior de las fuerzas Policiales y de Seguridad.