Se consolidan las exportaciones de palo santo provenientes de planes de manejo forestal sostenibles

Esto significa un cambio en la tendencia histórica a favor de la sostenibilidad y la trazabilidad de los productos forestales, pilares elementales para garantizar la persistencia de la especie y el comercio justo.


De acuerdo a estadísticas del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación, que conduce Juan Cabandié, durante este año las exportaciones de productos de palo santo (Gonopterodendron sarmientoi) provenientes de planes de manejo sostenibles superaron en volumen a las resultantes de planes de cambio de uso del suelo, según los datos contabilizados por la Dirección Nacional de Bosques, como autoridad científica de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES). Esto quiere decir que mientras crece el volumen generado en el ámbito de una planificación de uso del bosque nativo —la que contempla la generación de bienes y servicios en forma sostenible— el material procedente de superficies en las que hay pérdida de bosques, con reemplazo por actividades como las agrícolas y ganaderas, está en retroceso.

Para ilustrar dicha evolución, vale indicar que con la aprobación del primer Plan de Manejo Forestal de Palo Santo, hacia fines de 2019, un 4 % de las exportaciones de productos forestales madereros provenían de este tipo de plan. En tanto, en 2020 dicho porcentaje trepó a 39 % y en lo que va de 2021 se elevó a 55 %.

De esta forma se revierte una tendencia histórica y comienza a consolidarse un escenario de sostenibilidad del palo santo, a través de un abordaje de la gestión de la especie que se desarrolla en las órbitas ambiental, social y productiva, con inclusión de las comunidades originarias y criollas. Esto es el resultado de las acciones del Plan Estratégico Nacional para el Manejo Sustentable de Palo Santo que el Ministerio de Ambiente nacional lleva a cabo en conjunto con los gobiernos de las provincias de Formosa, Salta y Chaco con el fin de ordenar su aprovechamiento.

El plan mencionado cuenta con el soporte del proyecto “Apoyo a la implementación del Plan Estratégico Nacional para el Manejo Sustentable de palo santo” (PNUD ARG 19/004). Contempla la armonización de la normativa a nivel provincial, la agilización y mejora de los procesos administrativos, la diversificación de la producción de palo santo, la asistencia técnica en la elaboración de planes de manejo y la mejora en los sistemas de trazabilidad, de manera de contribuir a las economías regionales y al arraigo de las comunidades, entre otros desafíos.

También es importante señalar que parte de las exportaciones del presente año provienen de los planes integrales comunitarios (PIC) “La Fidelidad” y “Labradores”, que fueron formulados de modo participativo en la provincia del Chaco —mediante el Proyecto Bosques Nativos y Comunidad (BIRF 8493)— y contribuyen a la diversificación productiva y a la mejora de la calidad de vida de la población.

El palo santo está incluido en el Apéndice II de CITES y requiere la verificación del origen y trazabilidad de sus productos maderables de exportación por parte de la cartera de Ambiente nacional, con el fin de dictaminar si su extracción es perjudicial o no para la persistencia de la especie. Su explotación también está regida por la Ley 26331, de Presupuestos Mínimos para la Protección Ambiental de los Bosques Nativos, mientras que la trazabilidad se registra mediante el Sistema de Administración, Control y Verificación Forestal (SACVEFOR).

Cabe indicar que este conjunto de acciones es impulsado desde el Ministerio de Ambiente nacional a través de la Secretaría de Política Ambiental en Recursos Naturales, a cargo de Florencia Gómez, y mediante la Dirección Nacional de Bosques, que lleva adelante Martín Mónaco.