SAOCOM 1B superó la última prueba y está listo para ser lanzado

Se prevé la puesta en órbita el próximo jueves 27 de agosto desde las instalaciones de la empresa SpaceX, en Cabo Cañaveral, Estados Unidos, con el lanzador Falcon 9.


El satélite argentino de observación de la Tierra SAOCOM 1B de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE) ya pasó con éxito todos los ensayos para comprobar su correcto funcionamiento y las comunicaciones con los centros de control y soporte en la Argentina. Superada esta prueba, está listo para su lanzamiento el próximo jueves 27 de agosto a las 20:20 hs (hora argentina), sujeto a la concreción de un lanzamiento anterior, que también se realizará desde Cabo Cañaveral, EE.UU., el miércoles 26 a la madrugada.

“El viernes 21 de agosto realizamos una simulación completa, tal como será el día del lanzamiento, con los equipos de CONAE e INVAP y los ingenieros de Space X, dijo Raúl Kulichevsky, Director Ejecutivo y Técnico de la CONAE, y agregó: Probamos todos los sistemas de comunicaciones con el Centro de Control de Misión, en el Centro Espacial Teófilo Tabanera de la CONAE, en la provincia de Córdoba, y con las otras sedes que brindan soporte al lanzamiento desde la Argentina. También participó de esta prueba la estación terrena de Lima, Perú, que recibirá la primera señal del satélite desde el espacio.

Desde Cabo Cañaveral, Pablo Ordoñez, Responsable de Integración, Ensayos y Operaciones de Lanzamiento del SAOCOM 1B de la CONAE, se refiere al ensayo realizado el viernes 21 de agosto con los equipos de Spacex, CONAE e INVAP en Estados Unidos y en la Argentina.

Las operaciones simuladas empezaron oficialmente 10 horas antes del horario previsto para el lanzamiento y se extendieron hasta las primeras órbitas del satélite. En total este ensayo demando unas 11 horas de trabajo, con 70 profesionales. Simulamos exactamente todo lo que va a suceder el día del lanzamiento. Cada profesional estuvo ubicado en el lugar que ocupará en ese momento. Encendimos el satélite, revisamos la telemetría y tomamos todas las decisiones que implica avanzar en las distintas etapas que vamos a realizar para el lanzamiento, tal cual como si fuera ese día”, dijo Kulichevsky.


Operadores del Centro de Control de Misión SAOCOM en el Centro Espacial de la CONAE en Córdoba, en la Sala donde trabaja el grupo azul. Para la atención de las pasadas y control del satélite, los y las profesionales se han organizado en dos grupos, cada uno tiene diferentes espacios asignados, como uno de los protocolos para el cuidado del personal.


El grupo de operadores de la otra sala, identificada por el color naranja, en el Centro de Control de Misión SAOCOM del Centro Espacial de la CONAE en Córdoba.

Lucas Bruno, jefe de operaciones de la Misión SAOCOM, se refirió a las operaciones que se llevaron adelante desde el Segmento Terreno: “En paralelo al grupo de Estados Unidos, nosotros en Córdoba verificamos la telemetría que recibimos desde Cabo Cañaveral y, a la vez, la distribuimos a los diferentes centros de soporte de la Argentina, ubicados en la Ciudad de Buenos Aires, en la sede de CONAE con el equipo del Laboratorio GEMA de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP), y otros dos grupos de INVAP, uno en Bariloche, provincia de Río Negro, y otro en Córdoba. Durante las 12 horas previas al lanzamiento simulado, todos chequearon el estado de cada una de las estaciones terrenas, distribuidas en Córdoba, Tierra del Fuego, Polo Norte y Sur, Italia, Océano índico, Estados Unidos y Perú".


Profesionales de la CONAE en la Sala de Apoyo de la sede en Buenos Aires, controlaron distintos parámetros del satélite.

Vivimos estos momentos sabiendo que estamos cada vez más cerca de cumplir con el importantísimo objetivo de poner en órbita el segundo satélite de la Misión SAOCOM y poder completar la constelación, en un contexto muy particular por la pandemia del COVID, que nos obligó a quedarnos mucho tiempo en Cabo Cañaveral, lejos de nuestras familias”, dijo Kulichevsky.


En la sala limpia de la sede de INVAP en Bariloche, otro grupo controló numerosas variables durante el ensayo. ¡Luego festejaron!

“Al mismo tiempo siento un gran orgullo por nuestro equipo, tanto de los que estamos en Estados Unidos como los que trabajan desde Córdoba, Bariloche y Buenos Aires, quienes están realizando un enorme esfuerzo para llegar al lanzamiento en las mejores condiciones y que están demostrando estar a la altura para vencer cualquier circunstancia adversa, finalizó Kulichevsky.