Salud promueve la donación de sangre voluntaria y solidaria

En el Día Mundial del Donante de Sangre se desarrollará una jornada de promoción en vía pública y una colecta interna con los trabajadores de las carteras de Salud y Desarrollo Social.


En Argentina cerca de un millón de personas donan sangre todos los años y la mayor parte concurre en respuesta a la convocatoria de un familiar o amigo. Este tipo de organización es imperfecta ya que no asegura la disponibilidad en el momento que se requiere, es por eso que este jueves, en el Día Mundial del Donante de Sangre, el Ministerio de Salud de la Nación organiza una jornada de promoción en vía pública y una colecta interna voluntaria entre sus empleados y los de Desarrollo Social.

Para ello equipos técnicos del Instituto de Hemoterapia de La Plata y de los hospitales El Cruce de Florencio Varela y Cuenca Alta de Cañuelas colectarán, procesarán y distribuirán las donaciones de sangre que se efectúen en el Salón Ramón Carrillo de la cartera sanitaria entre las 10 y 16. En forma simultánea, promotores de Salud de ambas jurisdicciones entregarán material informativo con el fin de sensibilizar a la comunidad y promover su participación en el sistema sanitario a través de la donación voluntaria de sangre, sin esperar a ser convocados por un familiar o amigo.

“En los hospitales públicos se registran dos millones de egresos al año, de los cuales 35% son personas mayores de 45 años, son ellos los que reciben la mayor cantidad de transfusiones para cirugías programadas o tratamientos oncológicos”, explica la directora de Sangre y Hemoderivados del Ministerio de Salud de la Nación, Mabel Maschio.

Además se calcula que entre el 5 y 10% de los pacientes hospitalizados van a requerir componentes sanguíneos durante su internación. “Esto representaría –agrega Maschio- alrededor de 150.000 pacientes al año, 500 por día. Si contemplamos todos los subsectores (privados, sindicatos, universitarios, fuerzas armadas) más de 1000 pacientes por día reciben componentes de la sangre para salvar sus vidas”.

Hasta la fecha no existen sustitutos de la sangre ni de la mayor parte de sus componentes, es por eso que son considerados medicamentos esenciales. Solo la gestión conjunta del sistema sanitario y los donantes voluntarios de sangre pueden garantizar la disponibilidad en tiempo y forma para los receptores.

Los ministerios de Salud de Nación y de las provincias, están implementando una política de sangre segura por lo que poder contar con el 100 por ciento de donantes voluntarios es un objetivo central. Para ello los bancos de sangre están implementando colectas de donaciones de sangre fuera de los hospitales, en colegios y universidades, instituciones oficiales, empresas y en la vía pública. La idea es que las personas sanas puedan donar sin necesidad de concurrir a los hospitales y sin alterar su rutina diaria.

La campaña mundial de este año de la Organización Mundial de la Salud (OMS) se centra en el lema “Date a los demás, dona sangre, comparte vida” para resaltar la percepción de que la donación de sangre es un acto solidario que pone de manifiesto valores humanos fundamentales: altruismo, respeto, empatía y generosidad. Estos valores constituyen la base de los sistemas de donación voluntaria, habitual y no remunerada.