Salud amplía la modalidad de confirmación de caso de COVID-19

Se considera caso confirmado por criterio clínico - epidemiológico a los convivientes de una persona con diagnóstico de COVID-19 por laboratorio en áreas con transmisión comunitaria y que cumplan con la definición de caso sospechoso.


En base al consenso logrado en el Consejo Federal de Salud, el Ministerio de Salud de la Nación amplía la modalidad de confirmación de COVID-19 a través de la inclusión del criterio clínico-epidemiológico para los convivientes de una persona con diagnóstico positivo de COVID-19 por laboratorio, que cumpla con la definición de caso sospechoso vigente en las áreas con transmisión comunitaria.

Se define como convivientes a quienes compartan habitación, baño o cocina con casos confirmados de COVID-19. Por otro lado, se exceptúa de este criterio clínico-epidemiológico para la confirmación de caso a las personas con factores de riesgo o gestantes; los pacientes que presenten criterios clínicos de internación; quienes residan o trabajen en instituciones cerradas o de internación prolongada; trabajadores de salud; personal esencial; y las personas fallecidas sin causa conocida, los cuales deberán ser estudiados por laboratorio para el diagnóstico etiológico para SARS CoV-2 por técnicas moleculares.

“Al momento estábamos confirmando el diagnóstico a partir de un caso sospechoso con una prueba de laboratorio de PCR positiva para SARS-CoV-2”, explicó el subsecretario de Estrategias Sanitarias, Alejandro Costa, y agregó que a esta modalidad ahora se suma la confirmación de casos por criterio clínico-epidemiológico.

Cabe recordar que se considera caso sospechoso a partir de la presencia de dos o más síntomas como fiebre (37.5°C o más) tos, dolor de garganta, dificultad para respirar, pérdida repentina del gusto o del olfato, cefalea, diarrea y/o vómitos.

“Esta modalidad se habilita desde Nación y es decisión de cada jurisdicción cuándo, dónde y en qué período de tiempo se implementa. Es una estrategia que se utiliza habitualmente en la vigilancia epidemiológica sobre todo en el contexto de brotes o epidemia”, aclaró la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti.

El objetivo de esta ampliación es optimizar el tiempo para implementar las medidas de cuidado y de aislamiento en forma precoz y para hacer más eficiente el uso de recursos.

De esta manera, en el Sistema Nacional de Vigilancia en Salud se habilita la confirmación no sólo por laboratorio sino también por nexo clínico-epidemiológico, se relevan los mismos datos y se trabaja igual”, afirmó la funcionaria en relación a los cuidados y al seguimiento de las personas.
“Cuando se toma esta decisión -aclaró Vizzotti-en un primer momento aumenta el número de casos porque se acelera la velocidad en el diagnóstico”. Esta modalidad ya ha sido adoptada por numerosos países en el contexto de la pandemia.

Situación epidemiológica

A nivel nacional son 220.682 los casos totales confirmados y 4.135 los fallecidos, por lo que la tasa de letalidad es del 1,9 por ciento. En la actualidad hay 1.219 personas internadas en terapia intensiva y 99.852 recuperadas. La cantidad de tests realizados por PCR son 794.544 y el porcentaje de positividad promedio es de 32,8%.

Además, el porcentaje de ocupación general de camas de terapia intensiva en el país es de 56,3 % y el de AMBA es de 66,1 %.

Derechos de familiares y deudos de las personas fallecidas durante la pandemia

Durante su participación en el reporte diario sobre COVID-19 el director del Equipo Argentino de Antropología Forense, Luis Fondebrider, expresó que en la pandemia de COVID-19 “la posibilidad de que los familiares y deudos cumplan sus rituales culturales y religiosos se ven impedidas por las circunstancias”. Sin duda “esta situación de no estar acompañándolos, no poder ver el cuerpo, participar con otros familiares de estos rituales que todos cumplimos genera angustia, incertidumbre y dolor”, agregó.

El especialista aclaró que si bien el sistema de gestión de cadáveres es complejo ya que intervienen una serie de instituciones oficiales y no oficiales como hospitales, clínicas, geriátricos, cárceles, vía pública y domicilios “tienen que estar coordinados y trabajar de forma ordenada para que esa gestión del cuerpo del cuerpo sea con respeto y dignidad hacia el fallecido y los familiares, que tienen todos los derechos de recibir información fehaciente”.

Con ese objetivo, el Equipo Argentino de Antropología Forense elaboró hace un mes una serie de recomendaciones y guías que están basadas en buenas prácticas de distintos lugares del mundo y en la consulta a organismos internacionales como la Organización Mundial de la Salud y la Cruz Roja para que la gestión de los cuerpos sea de manera dignificada y coherente. Las guías pueden encontrarse en el sitio web del mencionado organismo.