Rubinstein lanzó Plan Nacional de Prevención, Diagnóstico y Tratamiento de la Hipertensión Arterial en el primer nivel de atención

La hipertensión arterial es el factor de mayor peso para el desarrollo de enfermedades cardio y cerebrovasculares. Además representa la segunda causa de insuficiencia renal que requiere diálisis. En Argentina existe un subdiagnóstico de casi el 50% y las tasas de control de los hipertensos no superan el 20%.


Con el fin de mejorar la detección de los pacientes hipertensos y sus tasas de control, el secretario de Gobierno de Salud de la Nación, Adolfo Rubinstein, lanzó hoy el Plan Nacional de Prevención, Diagnóstico y Tratamiento de la Hipertensión Arterial en el Primer Nivel de Atención, una iniciativa en alianza estratégica con la Organización Panamericana de la Salud y la Organización Mundial de la Salud (OPS / OMS) a través de Global Hearts Initiative y su proyecto HEARTS.

“Aún cuando los argentinos tienen acceso a los medicamentos y a los tratamientos antihipertensivos a través de las obras sociales y del sector público, la realidad es que los datos nos dicen que sólo uno de cada cinco hipertensos está adecuadamente controlado”, explicó el secretario de Gobierno de Salud, Adolfo Rubinstein. Por lo cual es importante el diseño de un programa que permita saltar las barreras que hacen que la población no adhiera a los tratamiento que son “territoriales, geográficas, culturales y que tienen que ver con la sensibilización de la población”, agregó.

17-12-18 Rubinstein presentó plan hipertensión 2

En Argentina existe un subdiagnóstico de casi el 50% de la hipertensión arterial y las tasas de control en aquellos que se conocen hipertensos son extremadamente bajas y no superan el 20%. Además, existe una importante brecha de inequidad en estos indicadores en la que los estratos más pobres de la población son los más perjudicados. El dato no es menor ya que la hipertensión arterial es el factor de mayor peso para el desarrollo de enfermedades cardio y cerebrovasculares, y representa la segunda causa de insuficiencia renal terminal que requiere diálisis, por lo que contribuye significativamente en la mortalidad total y en la pérdida de años de vida libres de discapacidad de la población.

El plan que fue puesto en marcha hoy constituye una estrategia de carácter nacional que comenzará en la ciudad de La Rioja, pero que se escalará luego al resto de la provincia y a otras jurisdicciones en el marco de la Cobertura Universal de Salud (CUS). El mismo propone implementar un paquete de medidas para mejorar la detección de los pacientes hipertensos y sus tasas de control.

Entre las acciones que se llevarán a cabo y las distintas herramientas para los equipos de salud que ofrecerá el plan se destacan el rastreo, control y seguimiento activo de la población objetivo a través de los agentes sanitarios; la elaboración y difusión de la Guía de práctica clínica en hipertensión arterial, así como el algoritmo terapéutico para estandarizar el tratamiento y la promoción para la utilización de tensiómetros oscilométricos validados.

“El plan está articulado con la implantación de la cobertura efectiva que cuenta con tres grandes ejes como la ampliación de la cobertura territorial con equipos de salud familiar y comunitaria; la articulación de los sistemas de información interoperables y la historia clínica digital para acercar y modernizar los servicios de salud; y la priorización de las líneas de cuidado para avanzar hacia la prevención y control de enfermedades crónicas, donde la hipertensión arterial está priorizada”, destacó Rubinstein durante la presentación en la que estuvo acompañado del secretario de Promoción de la Salud, Prevención y Control de Riesgos, Mario Kaler.

Frente a representantes de sociedades científicas, el funcionario nacional agradeció a la ministra de Salud de la Rioja, Judit Díaz Bazán, a la OMS y la OPS y a los consultores internacionales “por facilitar la implementación mientras le damos el anclaje territorial que necesita para transformarse en una realidad que mejore los niveles de control de hipertensión arterial y que permita comenzar a disminuir el impacto adverso que tiene en la salud de los argentinos”.

Por su parte, el referente de enfermedades crónicas de la OPS, Pedro Orduñez indicó que HEARTS es una iniciativa global que lidera la OMS en las que están participando ocho países de la región, incluida Argentina. “Este programa es aceptado por el paciente que siente que hay mejor atención y seguimiento; por los proveedores sanitarios porque tiene una lógica; y por la comunidad científica y académica porque está basada en las mejores prácticas mundiales”, expresó. Además señaló que “mejora la cobertura real, es decir el número de personas que el sistema de salud es capaz de detectar, tratar y de mejorar el control”.

En la misma línea, en representación de OPS/OMS Argentina, Sebastián Laspiur aclaró que HEARTS “intenta focalizar en hipertensión arterial porque es el factor de riesgo con más oportunidades de mejora que está asociado a la enfermedad y mortalidad cardiovascular”.

A su turno, la ministra de La Rioja aseguró que “es importante intervenir en la hipertensión ya que evita complicaciones como la insuficiencia cardíaca, accidentes cerebro vasculares, y discapacidades. Es así como ponemos toda la disponibilidad de los recursos humanos y de la vocación de trabajo por una salud publica integrada”.

Además Díaz Bazán comentó que en La Rioja a mediados de 2016 se formó la Red Provincial de Infarto Agudo de Miocardio. “Con esta red nos vamos a sumar al Plan Nacional de Hipertensión. El desafío es que la población entienda de qué se enferma y qué tiene que hacer para no enfermarse o para seguir un tratamiento”, puntualizó.

Por otra parte la directora Nacional de Promoción de la Salud y Control de Enfermedades Crónicas No Transmisibles, Verónica Schoj, adelantó que durante el verano se estarán procesando los resultados de la 4º Encuesta Nacional de Factores de Riesgo en la que, a diferencia de las anteriores, contará con datos objetivos, es decir mediciones, de hipertensión arterial como así también de perímetro de cintura, peso, talla y de los niveles de glucemia y colesterol de los encuestados.

Luego el coordinador del Programa Nacional de Prevención de las Enfermedades Cardiovasculares, Andrés Rosende detalló que “el destinatario del plan son personas mayores de 18 años que cuentan con cobertura de salud pública, que es la población más desfavorecida”. Además indicó que el ámbito de aplicación serán los centros de atención primaria integrados a la CUS y “para eso nos vamos a valer de los recursos humanos puntualmente de los equipos nucleares de salud familiar”.

La estrategia estará dirigida a capacitar a referentes locales para que después repliquen esos conocimientos en otros integrantes del equipo de salud. Además de establecer parámetros para mejorar el registro de indicadores de proceso y resultado para el monitoreo de la efectividad clínica.
En cuanto a la suministro de insumos se realizará la provisión de medicamentos esenciales para el tratamiento de la hipertensión arterial de los grupos farmacológicos recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y, en el caso de pacientes con baja adherencia, se utilizarán organizadores de píldoras y al menos una combinación de antihipertensivos a dosis fija en un solo comprimido.

En materia de comunicación, la misma se orientará a favorecer la educación comunitaria sobre la relevancia en el registro y el control de la presión arterial. También se trabajará para ampliar el paquete regulatorio dirigido a limitar el contenido de sodio de los alimentos procesados.

17-12-18 Rubinstein presentó plan hipertensión

17-12-18 Rubinstein presentó plan hipertensión 1