Rubinstein inauguró el cuarto Congreso de Salud de los Trabajadores

Durante su discurso, el titular de la Secretaría de Gobierno de Salud destacó la necesidad de integrar a los distintos subsectores en políticas que le den valor a la inversión en salud para aumentar la sustentabilidad, la efectividad y la equidad.


El secretario de Gobierno de Salud de la Nación, Adolfo Rubinstein, presidió el acto de inauguración de la cuarta edición del Congreso de Salud de los Trabajadores en donde expresó la necesidad de “empezar a trabajar articuladamente y mejorar la integración del sistema de salud más allá del reconocimiento de las características propias que tiene cada uno de los subsistemas”.

Rubinstein afirmó que “Argentina es un país que tiene un gasto en salud significativamente alto para los servicios y los resultados que tiene. Estamos gastando entre 9,5 y 10 % del PBI, de los cuales un 65 % es gasto público o semipúblico, con resultados que no están en relación a la magnitud de ese gasto en la región y en el mundo”. El secretario de Gobierno explicó que la causa de esto “tiene mucho que ver con las características casi históricas de la constitución de nuestro sistema de salud, con una segmentación que conspira contra la eficiencia en cuanto a poder trasladar la magnitud del gasto a los resultados que presenta”.

Para dar respuesta a esta situación, Rubinstein señaló que uno de los objetivos de la gestión es la implementación en el sector público de la estrategia de ampliación de la cobertura efectiva por medio de una cobertura territorial con equipos de medicina familiar y comunitaria; la definición de población a cargo, georreferenciados en los centros de atención primaria; redes integradas de atención para el sector hospitalario y priorización de líneas de cuidado sobre todo para enfermedades crónicas y sus factores de riesgo, entre otras acciones.

El funcionario agregó que también se trabaja para “mejorar el acceso a las prestaciones de alto costo que se están tornando en un enorme desafío para la sustentabilidad de los sistemas de salud”. Rubinstein indicó que, más allá de las diferencias entre los distintos subsectores, los medicamentos ocupan entre el 25 y 30 por ciento del gasto en salud.

Es por ello que desde la Secretaría de Gobierno de Salud se están coordinando compras conjuntas a través de un concierto de actores públicos. El objetivo es “tener una política más armonizada y un poder de compra más concreto para conseguir un mejoramiento del acceso”, especificó Rubinstein.

“Todos los sectores - concluyó - debemos trabajar articuladamente para lograr el objetivo último que es ofrecer una cobertura efectiva de salud donde la población cuente con los servicios necesarios y asegurando la protección financiera de cada uno de los argentinos”.

En el acto de apertura Rubinstein estuvo acompañado por el director ejecutivo del Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados (PAMI), Sergio Cassinotti, el titular de la Superintendencia de Servicios de Salud (SSS), Sandro Taricco; el vicepresidente del Instituto de Investigación Sanitaria de la Seguridad Social, Luis Scervino, y el secretario de Acción Social de la Confederación General del Trabajo, José Luis Lingeri.

Durante hoy y mañana funcionarios, referentes y especialistas desarrollarán, en Parque Norte, el eje central del congreso que es el sistema de salud ante la crisis del financiamiento.

El Congreso de Salud de los Trabajadores, organizado por el Instituto de Investigación Sanitaria de la Seguridad Social, es un espacio para el intercambio de conocimiento y de las novedades del sector que cuenta con la participación de profesionales y referentes sanitarios.