Richmond: potenciar capacidades para producir soluciones

La vacuna contra el SARS-CoV-2, Sputnik V, desarrollada por el Instituto Gamaleya, es producida en la Argentina por el laboratorio farmacéutico Richmond. La Agencia I+D+i ha financiado diversos proyectos de esta empresa que le permitieron ampliar sus capacidades.


El laboratorio Richmond, una empresa con participación en el mercado local e internacional que se destaca por el desarrollo y la producción de medicamentos, anunció que está en marcha la producción de las vacunas Sputnik V. Esto es posible gracias a que cuenta tanto con la tecnología como con los recursos humanos necesarios Promocionar a nuestro sector científico, tecnológico y productivo permite que nuestro país cuente hoy con las capacidades necesarias para producir vacunas contra el SARS-CoV-2, un insumo clave en el control de la pandemia.

Los vínculos de la Agencia Nacional de Promoción de la Investigación, el Desarrollo Tecnológico y la Innovación (Agencia I+D+i) con el laboratorio Richmond comenzaron a partir del financiamiento otorgado al proyecto “Desarrollo de sistemas de automatización de procesos y gestión de la producción en línea de la empresa”. Esta iniciativa estuvo destinada a generar un salto en la competitividad de la planta a partir de la generación de una línea innovadora de producción de medicamentos a partir de la incorporación de diferentes sistemas que permitieron automatizar procesos productivos, mejorar el control de variables críticas, facilitar el manejo de stocks y tiempos productivos y darle mayor rapidez a la evaluación de datos históricos.

Otro proyecto vinculado a la mejora de la capacidad productiva de esta empresa que contó con el apoyo de la Agencia fue el desarrollo integral de un nuevo proceso farmacéutico en base a la granulación por vía seca. Este proceso cuenta con múltiples ventajas entre las que se pueden destacar mejoras en el consumo energético de la planta, aumento en la vida útil de determinadas drogas y la reducción del riesgo de contaminación microbiológica.

Desde la Agencia también se realizaron aportes para el diseño y producción de nuevos productos y el mejoramiento de otros ya existentes. Tal fue el caso de los apoyos para generar comprimidos recubiertos de medicamentos que eran fabricados y comercializados en otra forma. También se apoyó una iniciativa que buscaba la mejora en la biodisponibilidad de medicamentos poco solubles a partir de la estabilización en estado amorfo en lugar de cristalino.

Además de las inversiones destinadas a las mejoras de procesos productivos y mejoras de medicamentos destinados a humanos, desde la Agencia se fomentaron innovaciones de Richmond vinculadas al cuidado de mascotas como el diseño y desarrollo de antiparasitarios de amplio espectro y fácil dosificación.

Acerca de los apoyos de la Agencia I+D+i al laboratorio Richmond

Entre los proyectos que la Agencia I+D+i que ha financiado al laboratorio para que potencie sus capacidades productivas y tecnológicas se destacan:

  • El estudio del efecto sinérgico en la administración de formas sólidas de antivirales (2005)

Fue un crédito para el fortalecimiento de la innovación y la producción del laboratorio mediante el impulso a capacidades de Investigación y Desarrollo.

  • El desarrollo de sistemas de automatización de procesos y gestión de la producción en línea de la empresa (2014)

Se trató de un Crédito para Mejora de Competitividad (CRE+CO) destinado para la generación de una línea innovadora de producción de sólidos en la planta de la empresa ubicada en Pilar que abarca medicamentos destinados a tratamientos de HIV, Cardiología y Sistema Nervioso Central.
Con este proyecto la empresa automatizó procesos productivos e integró al sistema de la compañía la gestión de la producción, redujo tiempos productivos, mejoró el control de variables críticas y stocks en proceso y le permite contar con una rápida evaluación de datos históricos.

  • El desarrollo integral de un nuevo proceso farmacéutico para mejorar la competitividad de la empresa (2016)

El laboratorio Richmond fue seleccionado como beneficiario de un Crédito Fiscal para el desarrollo de un proceso de granulación por vía seca. La posibilidad de no tener que hacer uso de solventes en la producción presentó varias ventajas vinculadas a los costos y complejidad de los procesos, vida útil de los productos y mejora del impacto ambiental al reducir el uso de energía vinculada a las etapas de secado.

  • El desarrollo de una nueva Forma Farmacéutica, comprimidos recubiertos, para mejorar la competitividad de un Producto base Pregabalina (2017)

Fue un Crédito Fiscal que posibilitó a la empresa producir y lanzar al mercado un producto farmacéutico bajo forma de comprimidos recubiertos.
Esta iniciativa abarcó todas las actividades de Investigación y Desarrollo necesarias para llevar a la producción a escala precompetitiva y homologar el nuevo producto ante la autoridad sanitaria local y en otros países de la región.

  • El desarrollo de dispersiones sólidas amorfas para mejorar la biodisponibilidad oral de medicamento (2017)

Fue un Aporte no Reembolsable autorizado para fomentar el desarrollo de una solución tecnológica para mejorar la velocidad de disolución de drogas con actividad farmacológica poco solubles.

Los proyectos fueron financiados por la Agencia I+D+i a través del Fondo Tecnológico Argentino (FONTAR).