Recomendaciones para el ejercicio de una comunicación responsable

El documento fue elaborado por la Secretaría de Medios y Comunicación Pública junto al Ministerio de Salud de la Nación.


El Ministerio de Salud y la Secretaria de Medios y Comunicación Pública difundieron una serie de recomendaciones para el ejercicio de “una comunicación responsable” sobre la pandemia del coronavirus, con criterios avalados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y la Defensoría del Público.

Se trata de un documento con diez premisas que deben tenerse en cuenta a la hora de difundir contenidos en el actual contexto de emergencia sanitaria.

‪1.Difundir información proveniente de fuentes oficiales y especializadas en la temática, como el Ministerio de Salud de la Nación, que releva los datos locales y comunica las medidas de prevención en Argentina, y la OMS que es el organismo que nuclea y actualiza la información oficial de cada país

‪2. Brindar información socialmente relevante y considerar la información como servicio. Priorizar la vinculada con síntomas específicos del virus; mecanismos de transmisión; grupos etarios de riesgo; líneas telefónicas y/o sitios virtuales de atención y centros de asistencia para quienes presenten síntomas; medidas de prevención e higiene en el ámbito individual, familiar, social y laboral establecidas por los organismos competentes, así como protocolos y normativa vigente sobre cuarentena y/o aislamiento social

‪3. Promover abordajes rigurosos y evitar el pánico, por eso las informaciones deben tener una orientación concreta, precisa y chequeada que pueda orientar a la población. Se sugiere evitar la difusión de conjeturas personales, rumores, titulares e imágenes de alto impacto.‬

‪4. Se solicita utilizar la palabra transmisión en lugar de contagio, ya que según este catálogo resulta más precisa en el marco de esta pandemia y, a su vez, el contagio supone que hay una víctima y un victimario.‬

‪5. No estigmatizar con palabras y hechos y priorizar el respeto de las personas: contextualizar los relatos de las víctimas en la difusión de casos representativos con un criterio que priorice el trato respetuoso y difundir las acciones positivas en términos de prevención.‬

‪6. Priorizar el respeto de las personas. En todos los casos, respetar los derechos de las personas y su intimidad. ‬En la difusión de casos representativos priorizar el trato respetuoso. Evitar centrarse en las historias más dramáticas. En todos los casos, respetar los derechos personalísimos. En particular, no afectar la dignidad, el derecho a la imagen, así como la intimidad de las personas afectadas, o involucradas en las coberturas.

‪7. Difundir las acciones positivas en términos de prevención: es muy importante dar relevancia en la agenda informativa a las acciones sociales de prevención, así como las de solidaridad que realicen distintas personas y colectivos sociales.‬

‪8. Construir coberturas informativas que sean accesibles para todas las audiencias. Es imprescindible que los medios informen sobre la pandemia a partir de la incorporación de herramientas audiovisuales de accesibilidad, tales como subtitulado oculto (closed caption), lengua de señas y audio descripción, para procurar la eliminación de barreras comunicacionales y así garantizar el acceso a la información socialmente relevante a las personas con discapacidad, personas adultas mayores y a toda aquella audiencia que pueda tener dificultades para acceder a los contenidos (Ley 26.522, art.66).

‪9. Comunicar para contribuir al sostenimiento de la confianza. Tener presente que una comunicación de riesgo puede contribuir a mantener la confianza, realizando anuncios tempranos y precisos, con transparencia de las fuentes de información y su debido chequeo.

‪10. Se sugiere no incluir series o películas sobre catástrofes. En los canales abiertos se sugiere organizar la programación de modo tal de no incluir series o películas sobre catástrofes de cualquier tipo y favorecer programación que colabore a transitar los días de aislamiento y los que vendrán sin potenciar el miedo, la ansiedad y la angustia.