Proyecto TAM 2C - La modernización de nuestros “caballos de acero”

El vehículo de combate insignia del Ejército, el Tanque Argentino Mediano (TAM), va rumbo a su cuarta década de vida. Su madurez, sin embargo, no implica obsolescencia, pues desde hace algunos años se viene proyectando su modernización.


La familia del TAM es el principal elemento blindado y mecanizado del Ejército Argentino. Su diseño y producción datan de fines de la década del 70 y principio de los años 80, con los avances de ese momento.

El proyecto TAM 2C nació en respuesta a la necesidad de la Fuerza de encontrar una solución para la antigüedad y el retraso tecnológico del material. La finalidad del proyecto es extender la vida útil de los tanques e incrementar sus capacidades.

Para ello, en 2010 se firmó un acuerdo de entendimiento entre los ministerios de Defensa de nuestro país y del Estado de Israel, orientado a la cooperación industrial y tecnológica en defensa.

En ese acuerdo, que fue la base del posterior convenio para la modernización del TAM a su versión TAM 2C, se acordaba el desarrollo y la evaluación de un prototipo para luego continuar con la producción en serie de vehículos de combate TAM con personal del Ejército.

Revisión y puesta a punto de los motores en las instalaciones de Boulogne.

En 2011, la Dirección General de Investigación y Desarrollo (DIGID) del Ejército Argentino comenzó con la modernización en las instalaciones del Batallón de Arsenales 602, en la localidad de Boulogne.

Los principales puntos a considerar fueron el incremento de las probabilidades de supervivencia y la capacidad de respuesta a las amenazas, así como la posibilidad de combatir tanto durante el día como por la noche.

También se buscó mejorar el nivel de protección de los tripulantes; optimizar la precisión de tiro estático y en movimiento; priorizar la digitalización de los sistemas de control y tiro, y eliminar los antiguos sistemas hidráulicos de movimiento de la torre.

El equipo a cargo de la modernización del TAM 2C está integrado por oficiales ingenieros militares y de Estado Mayor, suboficiales técnicos de diversas especialidades y de Caballería, y personal civil capacitado.

Entre las principales modificaciones se cuentan: un nuevo sistema electrónico de movimiento de la torre y un nuevo sistema digital de control y ejecución del tiro.

Durante años, se trabajó en la reunión y el relevamiento de información técnica, en la mecanización de la torre y en la fabricación de los soportes para el montaje de los nuevos sistemas.

La etapa “prototipo” finalizó con la “evaluación técnica operacional”, actividad de fundamental importancia en la gestión de los proyectos de estas características dado que permite evaluar los aspectos técnicos de los diversos subsistemas, su funcionamiento dentro de un sistema específico y el desempeño final en el conjunto del tanque.

Debe tenerse en cuenta que hacer una evaluación de esta índole conlleva mucho tiempo y recursos. Las pruebas estáticas, dinámicas, de tiro y de exigencias operacionales demandaron hasta 24 horas sin detenciones.

Finalmente, en 2014, el prototipo fue terminado, probado y aprobado, y se firmó un nuevo convenio para la modernización de 74 vehículos de combate TAM a la versión TAM 2C.

En el proyecto TAM 2C trabajan en conjunto oficiales ingenieros militares con oficiales de Estado Mayor, suboficiales mecánicos, soldados voluntarios y personal civil de la Fuerza.

Algunos de los sistemas que incorpora el TAM 2C son:

• Sistema electrónico de movimiento de la torre.

• Sistema digital de control y ejecución del tiro, incluida la funda térmica del cañón.

• Sistemas de visión térmica para el jefe de tanque, el apuntador y el conductor.

• Sistema de alerta de amenaza láser.

• Seguimiento automático de blancos.

• Sistema de supresión de incendios.

• Unidad de potencia auxiliar.

• Sistema de comunicaciones.

Este proyecto del Ejército Argentino que aún continúa en ejecución, involucra la mano de obra local, capacitación del personal participante y transferencia de tecnología. Su objetivo es lograr la actualización de nuestro Tanque Argentino Mediano (TAM) para que pueda desempeñarse en el campo de batalla del siglo XXI, con todos los adelantos tecnológicos que le permitan cumplir con la misión en las más diversas situaciones a las que pueda enfrentarse en el futuro.