Prefectura mantiene un intenso control e inspecciones sobre los buques extranjeros que visitan puertos argentinos, según reflejan los resultados estadísticos correspondientes al primer semestre de 2021

-


El impacto de la pandemia del Covid-19 sobre el transporte marítimo internacional ha puesto de manifiesto la importancia de las actividades de supervisión por el Estado rector del puerto que se desarrollan alrededor del mundo, para asegurar la continuidad del suministro y la disponibilidad de productos esenciales, como alimentos, medicamentos, combustibles y bienes intermedios, contribuyendo asimismo con los Estados de abanderamiento en su misión de lograr que se cumplan las disposiciones de los respectivos convenios para salvaguardar la seguridad de la tripulación, los pasajeros y los buques, y garantizar asimismo la prevención de la contaminación.

En ese contexto, durante el primer semestre de 2021, la Prefectura inspeccionó en materia de seguridad marítima, la prevención de la contaminación y las condiciones de vida y trabajo a bordo de la gente de mar, un total de cuatrocientos cuarenta y ocho (448) buques mercantes de terceras banderas que operaron en puertos argentinos, representando un nivel de inspecciones de cuarenta y dos con sesenta por ciento (42,60 %), sobre un total de mil cincuenta y uno (1.051) buques de terceras banderas diferentes que recalaron en puertos nacionales, en el mismo período.

Este indicador clave de desempeño (nivel de inspecciones) repercute en el ámbito del Acuerdo Latinoamericano sobre el Control de Buques por el Estado Rector del Puerto (Acuerdo de Viña del Mar, 1992), en el cual Prefectura es una de las Autoridades Marítimas Miembro, por cuanto uno de los compromisos centrales del Acuerdo es alcanzar un nivel mínimo de inspecciones del veinte por ciento (20 %) de los buques extranjeros diferentes que ingresaron a los puertos de la región en los últimos 6 meses.

Del total de buques extranjeros inspeccionados en puertos argentinos (448), presentaron deficiencias ciento doce (112) buques, esto es el veinte y cinco porciento (25 %) del total de buques inspeccionados, siendo uno (1) de ellos detenido por deficiencias graves para la seguridad marítima y la prevención de la contaminación.

Con respecto al tipo de buque, se inspeccionaron (295) graneleros, (64) quimiqueros, (25) portacontenedores, (21) gaseros, (18) de carga general, (18) petroleros y los (7) restantes, entre dragas, frigoríficos y ro-ro, totalizando los (448) buques inspeccionados.

De las (247) deficiencias observadas, (46) corresponden al área de propulsión y máquinas auxiliares; (30) seguridad de la navegación; (24) dispositivos de salvamento; (22) condiciones de vida y trabajo a bordo; (21) resistencia estructural; (14) condiciones de estanqueidad; (13) sistemas de emergencia; (13) certificados de la tripulación; (11) prevención de la contaminación; (11) seguridad contra incendios; (10) certificados del buque; (10) Código gestión de la seguridad; (7) Código PBIP; y (17) otros.

Asimismo, se adoptaron las siguientes medidas de acción en relación a las deficiencias comprobadas, (149) tuvieron que ser subsanadas previo al zarpe; (59) en el próximo puerto informado; (16) en un plazo de hasta 14 días; (13) otras medidas; y (10) a rectificar dentro de los tres meses.

El esfuerzo de control de buques se concentró en los puertos de San Lorenzo (130), La Plata (63), Arroyo Seco (33), Bahía Blanca (24), San Nicolás (18), Buenos Aires-Dock Sud (16), Campana (11), Escobar (11), Ramallo (8), Zárate (7), Puerto Madryn (5), entre los que más inspecciones registraron.

Cabe destacar que la Prefectura Naval Argentina implementó el programa de control de buques por el Estado rector del puerto, siguiendo las recomendaciones de la Organización Marítima Internacional (OMI), para verificar el cumplimiento de los convenios internacionales relativos a la seguridad de la navegación, la prevención de la contaminación y las condiciones de vida y trabajo a bordo de la gente de mar, en los cuales la República Argentina es Parte, por parte de los buques de terceras banderas que visitan voluntariamente nuestros puertos y aguas jurisdiccionales. Ante la identificación de incumplimientos a las normas internacionales, el Estado rector del puerto puede exigir al propietario del buque y al Estado de abanderamiento que se corrijan las deficiencias y detener el buque para este fin, si es necesario.

El programa de control de buques de Prefectura, vigente desde la implementación operativa del Acuerdo Latinoamericano sobre el Control de Buques por el Estado Rector del Puerto, 1992, cuya Secretaría y Centro de Información (CIALA) también funcionan en la sede de la Autoridad Marítima Argentina, es sostenido por un importante despliegue de oficiales de supervisión por el Estado rector del puerto, los cuales deben cumplir con rigurosos requisitos de formación, capacitación y experiencia profesional para ser autorizados a desempeñar la función.