“Pensar en Tiempos Turbulentos”: Judith Butler

En el marco del Ciclo Webinar “Pensar en Tiempos Turbulentos” 2da Parte, organizado por la Maestría en Vínculos, Familias y Diversidad Socio Cultural del Instituto Universitario del Hospital Italiano en coordinación con el Hospital Nacional en Red “Lic. Laura Bonaparte”, se desarrolló el miércoles 16 de septiembre la presentación “How to Live Now”, “Cómo vivir ahora”, a cargo de Judith Butler.


En el marco del Ciclo Webinar “Pensar en Tiempos Turbulentos” 2da Parte, organizado por la Maestría en Vínculos, Familias y Diversidad Socio Cultural del Instituto Universitario del Hospital Italiano en coordinación con el Hospital Nacional en Red “Lic. Laura Bonaparte”, se desarrolló el miércoles 16 de septiembre la presentación “How to Live Now”, “Cómo vivir ahora”, a cargo de Judith Butler.

La reconocida y destacada filósofa abordó diversas cuestiones sobre el tiempo actual en un mundo atravesado por la pandemia Covid – 19. “Hoy voy a hablar de una cuestión que muchas personas se preguntan: cómo vivir ahora. No importa dónde estemos, estamos en muchos lugares, vivimos bajo una nueva condición creada por la pandemia. Algunos estamos sufriendo pérdidas y otros mirando desde partes más seguras el mundo, pero todos vivimos con las enfermedades y la muerte”, puntualizó.

De esta manera, Butler compartió reflexiones para hacer más comprensible la situación del mundo, apuntando a las desigualdades existentes, tanto económicas, sociales y naturales: “No sé si diría que este es un mundo común que compartimos, ya que muchos recursos no son compartidos y están aquellos que entienden que no tienen ni una porción del mundo. Quizás hay un mundo singular y hay muchos mundos que no son parte de este mundo y hay muchos de estos mundos que se superponen, que subyacen, que sirven a este mundo, pero no son parte de él. Quizás tengamos que hablar entonces de porciones, ya que el mundo no está comprendido de forma equitativa”.

En consecuencia, a medida que las desigualdades se ponen en juego bajo las condiciones de la pandemia, hay distintas formas de experimentarla. “Mi punto hoy tiene que ver con un sentido diferente, mi sugerencia sería que más allá de los registros de la pandemia, esta es un fenómeno, una crisis y una condición del mundo. Esto parece un poco extraño ya que son los propios humanos lo que la trasmiten entre sí”. Y agregó, “si bien algunas regiones parecen haber escapado del virus o parecen haberlo controlado, ninguna es inmune completamente. Hoy vivo en un estado donde la medida de seguridad es quedarse en casa. Esta pandemia podrá desaparecer pero la vulnerabilidad inmunológica seguirá existiendo.”

Entonces, Butler se pregunta ¿cómo buscamos soluciones para luchar contra ese virus? Ante estos cuestionamientos, rememora sobre la existencia de otras pandemias a través de la historia pero, enfatiza, “algo de esta pandemia hace que el mundo se vuelva objeto de escrutinio, que sea una causa de alarma” Y aclara “el mundo no puede ser tomado desde imágenes gráficas, estadísticas y mapas de colores que representan el virus. Esto sería una abreviación. El temor que el virus genera es que no lo podemos ver sin equipos altamente tecnológicos. El mundo se da a conocer a través de muchos sentidos. ¿Cuáles son esos sentidos? Uno es el tacto, otro es el olfato, la respiración, el aire. Otro las superficies, las infraestructuras en las que habitamos. No digo algo nuevo cuando digo que eso debería funcionar como soporte para la vida y justo en la pandemia nos preocupamos por estas cosas. Esto es un aspecto que afecta y aflige”.

¿Cómo vivimos una vida en un mundo con estas condiciones?, ¿cómo reflexionamos sobre la posible forma de vivir? Son otros cuestionamientos instalados por la disertante: “el problema es cómo nos paramos y lidiamos con esta cuestión de la vida, qué significa vivir como una criatura viviente, una criatura que está entre criaturas y en condiciones como las de hoy. Las restricciones bajo las que vivimos sirvieron para nuevas experimentaciones”. Estas últimas comprenden nuevas luchas, nuevos movimientos sociales, cuestionamientos por mayor seguridad social y acceso a la salud.

“Si nos hacemos la pregunta de cómo vivir ahora la respuesta parece que se encuentra entre el ambiente y la sociedad. Si el aire que yo respiro es el que vos respirás y compartimos la superficie del mundo, entonces nadie vive para sí mismo. No hay un vivir individual sin un mundo económico y social que sostiene al mundo. No solamente vivimos juntos en proximidad, sino que vivimos en las manos de los demás, vivimos en la respiración de los demás. No es sólo en el momento del nacimiento que estamos en manos del otro. En la vida dependemos: uno de los otros, somos criaturas sociales. El refugio, el alimento y la salud están vinculados éticamente y esa es la demanda para lograr justicia social”.