Oscar Aguad y Marcos Peña presidieron el acto por el 37mo. aniversario del Bautismo de Fuego de la Fuerza Aérea Argentina


El ministro de Defensa, Oscar Aguad, junto al jefe de Gabinete de Ministros, Marcos Peña, presidió hoy el acto central por el 37° aniversario del Bautismo de Fuego de la Fuerza Aérea Argentina (FAA), ocurrido durante el conflicto del Atlántico Sur, en 1982.

“Hoy rendimos homenaje a los soldados argentinos que tuvieron el coraje de pelear en una dura batalla que es reconocida a nivel internacional porque combatieron firmemente en desigualdad de condiciones”, señaló el ministro en la VI Brigada Aérea de Tandil, unidad que funcionó como sede del Sistema Mirage, la cual tuvo una destacada participación en la batalla aérea por Malvinas.

Luego de entonar las estrofas del Himno Nacional Argentino, y en compañía del jefe de la Fuerza Aérea Argentina, brigadier general VGM Enrique Víctor Amrein, Aguad destacó “el supremo valor de los hombres y mujeres de nuestras Fuerzas Armadas en la defensa de la patria”, al tiempo que recordó a los tripulantes del ARA General Belgrano, al cumplirse 37 años de su hundimiento.

A su turno, Peña transmitió el saludo del presidente Mauricio Macri y convocó a los presentes a “seguir trabajando en conjunto para construir un futuro mejor”. Además, llamó a continuar con el “reclamo por la soberanía de las Islas Malvinas”.

En sus palabras se refirió a los héroes como “personas ordinarias que hacen cosas extraordinarias, y logran hechos que nos inspiran para siempre, y los aviadores de Malvinas están en esa categoría: héroes y leyenda por su valentía y capacidad”.

También destacó el trabajo diario de los “hombres y mujeres que sirven a la patria desde la Antártida hasta la Frontera Norte, tarea que nos llena de orgullo”. En ese marco mencionó, entre otras actividades, la defensa aérea ante la amenaza del narcotráfico, la construcción del Pampa III en la Fábrica Argentina de Aviones “Brigadier San Martín” (FAdeA) y el trabajo junto a INVAP en la confección de radares.

El jefe de la FAA, brigadier Amrein, expresó su "agradecimiento a quienes combatieron y nos dieron el ejemplo en el cumplimiento del deber y que hoy están aquí representados en los veteranos de guerra, civiles y militares. Pero fundamentalmente a quienes ya no están entre nosotros y permanecen en las islas y en el mar que las rodea, testigos fieles, ejemplo de sacrificio y de entrega”. Y concluyó: “Mis respetos y agradecimiento a los familiares de aquellos héroes, nuestros eternos guardianes en Malvinas”.

Durante la ceremonia, se condecoró post mortem al comandante de la Fuerza Aérea Sur durante “La batalla aérea por las Islas Malvinas”, luego designado jefe de la institución, brigadier general VGM Ernesto Horacio Crespo, quien falleció en marzo de este año.

Seguidamente, se llevó a cabo un reconocimiento a los familiares de los caídos en combate pertenecientes a la Guarnición Aérea Militar Tandil, cuyos nombres se leyeron seguidos de un emotivo toque de silencio y de un pasaje aéreo con desprendimiento de numeral en su memoria.

El acto finalizó con un el desfile terrestre de las tropas presentes y el pasaje aéreo de aeronaves de la fuerza.

Bautismo de Fuego de la Fuerza Aérea Argentina

Recuerda lo sucedido el 1° de abril de 1982, cuando se llevó a cabo “La Batalla Aérea de las Malvinas”, en la que efectivos de la fuerza realizaron 57 salidas aéreas, en misiones de cobertura y ataques a blancos navales británicos, con el lanzamiento de 20 toneladas de bombas.

El día anterior, el 30 de abril, el grueso de la fuerza de tareas inglesa se había reunido a unos 400 kilómetros al noreste de Puerto Argentino y su comandante, el vicealmirante Sandy Woodward, a bordo del buque insignia de la flota, el HMS Hermes, ordenó iniciar el ataque con el fin de cumplir la operación “Corporate” para la recuperación de las islas.

Con ese fin, el 1° de mayo, a las 4.40, las fuerzas británicas comenzaron a bombardear con aviones Vulcan y Sea Harrier los dos aeródromos militares de la FAA en Puerto Argentino y Puerto Darwin y enviaron buques del grupo de asalto anfibio a las costas malvinenses. A las 16 de ese día, la FAA libró la primera batalla en su historia para impedir esa acción, lo que constituyó su Bautismo de Fuego.

Como consecuencia de esa acción heroica fallecieron el capitán Gustavo Argentino García Cuerva, el primer teniente Mario Hipólito González, el primer teniente José Leónidas Ardiles, el teniente Daniel Antonio Jukic, el teniente Eduardo Raúl de Ibáñez, el cabo principal Mario Duarte, el cabo principal Juan Antonio Rodríguez, el cabo primero Miguel Ángel Carrizo, el cabo primero José Alberto Maldonado, el cabo primero Agustín Hugo Montaño, el cabo primero José Luis Peralta, el cabo primero Andrés Luis Brasich, los soldados clase 63 Héctor Ramón Bordón y Guillermo Osvaldo García.