No es amor, es violencia.

El maltrato psicológico y verbal es uno de los tipos de violencia más comunes y, al mismo tiempo, uno de los más peligrosos. No solo está más naturalizado en las relaciones sino que al no dejar una lesión visible, resulta más difícil de advertir. En ocasiones, es la puerta de entrada para otras agresiones.


Una relación de pareja debe constituirse sobre los valores del amor, el respeto, el cuidado mutuo, la aceptación de las diferencias y el diálogo. Detectar las señales de violencia a tiempo es el primer paso para pedir ayuda y salir del circuito del maltrato.

Si sufrís violencia de género comunicate al 144.