Mujeres de sangre Evita

Los Juegos Nacionales Evita, que nacieron en 1949 por iniciativa del Dr. Ramón Carrillo y el impulso de Eva Duarte, lanzan cada vez más figuras femeninas al deporte argentino.


En tiempo de pandemia, cuarentena y reflexión, resalta el dato de la cantidad de mujeres deportistas con cuna o presencia en los Juegos Nacionales Evita que se destacan con la camiseta argentina en competencias internacionales.

La luchadora Linda Machuca (campeona panamericana y medalla plateada en los Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018), la judoca Mikaela Rojas (diploma olímpico en Buenos Aires 2018), la atleta Betsabé Páez (participó en Singapur 2010) y las taekwondistas Selene Viera y Eva Lozza (destacadas del Campus Dakar 2022, que prepara deportistas para los próximos Juegos), son algunos de estos ejemplos.

En 1949, los Juegos Nacionales Evita se pusieron en marcha por iniciativa del doctor Ramón Carrillo y el impulso de Eva Duarte (Evita), quien acompañada por el Presidente Juan Domingo Perón; asistía a los partidos de fútbol que por ese entonces se jugaban en estadios de Primera División y en muchos casos repleto de aficionados. Con el tiempo, tal como ellos soñaron, los Juegos crecieron en cantidad de deportes y participantes; y especialmente en el último tiempo fueron apareciendo cada vez más mujeres deportistas que van nutriendo a los seleccionados nacionales de distintas disciplinas.

El ciclismo, las pesas, el atletismo y la gimnasia rítmica son claros exponentes. Hoy los entrenadores nacionales de esos deportes recorren los escenarios de las etapas regionales y en las finales nacionales de Mar del Plata trabajan junto a los técnicos provinciales en la búsqueda de perfeccionar a las talentosas juveniles.

Por eso también hay que anotar estos nombres que de los Evita saltaron a ponerse la celeste y blanca. En ciclismo: Camila Samsó, Julieta Benedetti, Sofía González y Valentina Muñoz. Pesas: Luz Casadevall, Abril Decándido, Florencia Leiva y Rocío Zelaya. Atletismo: Guillermina Cossio, Victoria Zanolli, Joaquina Dura y Ailen Armada. Y en gimnasia rítmica, además de un constante desarrollo en las competencias de conjunto, sobresale Candela Sandoval Falcón.

Grandes animadoras

En algunas disciplinas, las finales nacionales de estos Juegos forman parte del calendario oficial de competencia de las federaciones y por tal motivo hay jóvenes figuras que si bien no son de la cantera de los Evita dejan su huella y transmiten experiencia a los no federados. Candelaria Sequeira y Paolina Contini, juveniles destacadas del canotaje argentino, al igual que la jugadora de tenis de mesa Mariela Pereyra, quien sueña con ser olímpica y es pentacampeona nacional, son algunas de esas promesas de la rama femenina del deporte argentino que también dejaron su sello en esta historia.

La inclusión de género es política de la Secretaría de Deporte de la Nación que celebra la realización de los Juegos Nacionales Evita, declarados ley en 2009 y que le permite cada vez a más mujeres sumarse al deporte, y a la Argentina incorporar cada año más atletas de elite.