Merino: del sueño de Tokio al de abogada

La jugadora de Las Leonas cambió de objetivo luego de la suspensión de los Juegos Olímpicos y ahora busca terminar la carrera de abogacía en la Universidad de Buenos Aires.


Al comenzar el año, las energías y metas de Delfina Merino estaban puestas en el desafío de los Juegos Olímpicos de Tokio junto a Las Leonas, pero con la situación mundial respecto al COVID-19 eso cambió. Hoy, la delantera de Banco Provincia aprovecha la suspensión de actividades para concentrarse en las cuatro materias que le faltan para recibirse de abogada, tres cuatrimestrales y el práctico.

"Me anoté en las materias por las dudas. Tenía la esperanza de estar entrenando con la cabeza en Tokio pero con la pandemia esos objetivos se redireccionaron. Hoy por hoy la Facultad es parte de mi día a día y estoy tratando de hacer todas las materias que me faltan para recibirme", dice la mejor jugadora del mundo en 2017.

Delfina comenzó a cursar la carrera en 2009, mismo año en el que debutó con el seleccionado argentino de hockey. Un doble desafío. "Por ahí la carrera la hago a otro ritmo, pero intento cumplir lo más posible. Muchas veces viajo con los libros a las giras y por suerte los profesores me han cambiado alguna fecha de examen para poder rendir cuando vuelvo al país”, cuenta la campeona del mundo en Rosario 2010, quien está convencida que esta experiencia la ayuda a mejorar como persona y le da nuevas herramientas.

Ahora, su rutina cambió: pasó de los entrenamientos en el CeNARD con la Selección a entrenar por videollamada con el equipo, y de asistir a las clases de la Facultad a las virtuales. “Son una experiencia nueva pero necesaria para no atrasarse en la cursada porque es mucho lo que hay de contenido por cuatrimestre”, aclara la goleadora. “En ese sentido destaco la predisposición y la responsabilidad de los profesores que organizan las clases, buscan aplicaciones para hacer vídeo conferencias y dar los materiales para que ninguno de nosotros pierda el cuatrimestre”, resalta.

Merino también aprovecha el tiempo disponible para brindarse a distintas charlas y, acepta las invitaciones de distintos clubes para poder conversar con nenas y nenes para compartir sus experiencias: “Entendiendo que todos estamos encerrados y tengo la posibilidad de hacer llamadas o entrevistas para que los más chiquitos tengan un rato de felicidad y se distraigan, es más que positivo”.

Cuarentena en Familia

Si bien vive sola, antes de que comience el aislamiento, Delfina decidió junto a su hermano Gonzalo pasar la cuarentena con sus padres (Mariana y Gabriel) y, a pesar de la situación, disfrutar de una compañía que en condiciones normales no podría. “Al principio nos costó acomodarnos un poco a la vida en familia otra vez, pero ya ahora estamos disfrutando y aprovechamos para compartir cosas que con el ritmo de vida normal no hubiese sido posible”.

Postergación del sueño olímpico

Más allá de la decepción de no poder estar en un nuevo Juego Olímpicos, participó en Londres 2012 y Río 2016, Delfina entiende que la postergación de Tokio 2020 fue lo mejor: “Una quiere tener la posibilidad de hacer su deporte y jugar siempre, pero me parece que fue una decisión sabia. Por más que haya afectado los objetivos y sueños de muchos deportistas no podemos estar al margen de la realidad mundial y del país, así que creo que fue lo más oportuno”.