Más familias cumplen el sueño de la casa propia en Florencio Varela


El director nacional de Políticas Habitacionales de la Subsecretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda, Ramiro Masjuan, junto al intendente interino de Florencio Varela, Andrés Watson, dejaron inauguradas 42 nuevas viviendas en el barrio Las Margaritas de dicha localidad bonaerense.

“Estamos muy contentos de poder estar acá, luego de haber trabajado en forma conjunta con el municipio y la federación de cooperativas varelense, entregando estas casas, donde esperamos que puedan crecer y ser muy felices, formar su hogar y fortalecer sus familias”, declaró Masjuan durante el acto de entrega de las llaves a los flamantes propietarios.

Del encuentro, que se realizó en el propio barrio Las Margaritas, participaron además el secretario de Obras y Servicios Públicos del municipio, Diego Trejo; el concejal Darío D´Aquino y el presidente de la Confederación Nacional de Cooperativas de Trabajo -CNCT- y titular de la Federación de Cooperativas de Trabajo Unidas -FECOOTRAUN- de Florencio Varela, Christian Miño.

Cabe destacar que las casas fueron construidas precisamente por integrantes de FECOOTRAUN con fondos nacionales y cuentan con dos dormitorios, cocina-comedor, baño y lavadero exterior.

“Es una cosa muy importante que te pasa en la vida, que marca un antes y un después”

Pablo, de 38 años, se emociona profundamente minutos antes de recibir la llave de lo que será su primera vivienda propia, luego de alquilar durante muchos años. “Ibamos de alquiler en alquiler, de mudanza en mudanza. Pero esto nos cambia la vida. Sería ya la última mudanza, porque ahora este hogar ya es nuestro, propio”, afirma orgulloso, abrazando a su esposa Silvia y sus dos hijos, Lautaro (de 10 años) y Luana (de 7).

Elsa, de 62 años, tampoco puede ocultar su felicidad. “Fui corriendo ni bien supe que estaban anotando para viviendas sociales, y esperé durante varios años ser adjudicada, pero ahora que se dio es una felicidad inmensa y una satisfacción muy grande”, explica. Sonríe y lagrimea al mirar a su hija Jorgelina, de 27, con quien se instalarán próximamente. “Estuve ansiosa y stressada toda la semana, porque somos nosotras dos solas. Pero seguramente encontraremos quienes nos ayuden con la mudanza. Tengo mucha fe que todo va a salir muy bien. Tengo muchas expectativas”, agrega ilusionada.

Atrás quedaron los costosos alquileres y los días de incertidumbre para 42 familias varelenses. “Contábamos las horas, los minutos, estábamos súper ansiosos. Pero por fin llegó el momento y el sueño se hizo realidad. Ahora, a disfrutar”, cierra Pablo.