Maldonado: cuarentena entre cuidados extremos y entrenamientos

El maratonista de la selección de atletismo sobre silla de ruedas vive con sus suegros, que son factor de riesgo. Entrena mucho en su casa en Avellaneda y se entretiene con el Instagram Live. "Me encantaría hacer uno con Paula Pareto", confesó.


En su barrio es toda una personalidad. Los vecinos de la calle Mitre al 2100, en Avellaneda, conocen bien al extrovertido maratonista Alejandro Maldonado, quien con el mismo sentido del humor que muestra en cada uno de sus entrenamientos a bordo de su silla de ruedas en el CeNARD, detalla cómo se prepara en casa para los próximos desafíos.

"Me gusta mucho Avellaneda. Soy hincha de Racing, pero lo malo es que me tocaron todos vecinos de Independiente", cuenta entre risas.

Maldonado, de 43 años, mantiene bien encendida la llama olímpica a pesar del parate por el coronavirus. "Hay que tener paciencia. Yo creo que vamos a tardar un tiempo más en volver al CeNARD, que se extraña bastante. Pero no hay que bajar los brazos porque todo esto nos traerá un 2021 con mucha competencia", señala.

El representante de la Federación Argentina de Deportes sobre Silla de Ruedas (Fadesir) contó que comenzó su pretemporada allá por el 16 de diciembre de 2019 "apuntando a varios torneos clasificatorios para Tokio 2020 que había en enero, febrero y marzo; pero todos se fueron cayendo por el tema del COVID19".

Ahora, con el apoyo de su par Carlos "Beto" Rodríguez, de su federación y del área de Deporte Adaptado del CeNARD, se las ingenia para tener su propio gimnasio en casa. "Beto me prestó el rodillo, pude comprarme una paralela y un banco plano para levantar pesas. Me prestaron también algunos otros elementos y me pude armar para entrenar en mi patio. También quiero agradecer a Alejandro Pérez, que siempre se preocupa por nosotros", cuenta.

El entrenamiento, claro está, va acompañado por extremas medidas de higiene. "Vivo con mi señora Gabriela y mis suegros Rodolfo (64) y Mónica (62), que tienen que cuidarse mucho porque son factor de riesgo así que yo también me cuido al máximo para cuidarlos a ellos. Me encargo de limpiar y desinfectar todo varias veces", aclara. Y agrega: "Me encantaría salir con la silla a entrenar, pero más que a hacer alguna compra en las cuadras cercanas trato de no salir".

Maldonado, que cosechó 4 medallas en Lima 2019, aprovecha su tiempo libre en cuarentena para difundir su actividad en las redes sociales.
"Me enganché mucho con el Instagram Live. Hice varios encuentros con periodistas conocidos como Germán Paoloski o Walter Safarian, y otros amigos de diferentes medios; así como también con colegas del deporte paralimpico que es lo que queremos difundir para que crezca", remarca. Y no oculta su deseo de "hacer un vivo con Paula Pareto, estoy tratando de combinar con ella para poder hacer esa charla".

Su cuenta de Instagram le permite conectarse con otros pares que encuentran en su historia, una motivación para empezar en el camino del deporte. "Hablé con un chico de Concordia que quiere empezar a correr con la silla porque me vio en las redes. Y esas cosas me dan más energías para seguir y difundir lo máximo posible lo que hago", relata.