Lotes para efectivos de Río Gallegos

Tras un esfuerzo mancomunado entre los Gobiernos de Santa Cruz y Río Gallegos junto a la XIra Brigada Mecanizada del Ejército, 195 familias gozarán de un extraordinario beneficio que les cambiará sus vidas.


El 29 de noviembre fue el día que marcó un antes y un después a 195 familias del Ejército Argentino que se encuentran destinadas en la Guarnición Ejército Río Gallegos. Ese día, el Presidente del Instituto de Urbanismo y Vivienda (IDUV) de Santa Cruz, Pablo Grasso; Concejales de la localidad de Río Gallegos y el Comandante de la XIra Brigada Mecanizada, General de Brigada Martín Lluch formalizaron la entrega de 195 carpetas que acreditan la posesión efectiva de lotes cedidos por el Gobierno Provincial al personal militar y Agentes Civiles de la mencionada Guarnición.

El hecho significó la concreción de un gran anhelo para numerosos de la “familia militar”, que vieron materializada la ilusión de poder iniciar la construcción de la casa propia. Se reunieron en el gimnasio, para recibir la documentación pertinente, unas seiscientas personas, entre titulares, cónyuges e hijos de los beneficiarios de la entrega de terrenos.

A través de gestiones realizadas por el comandante de la brigada y por el titular del Barrio Militar ante la Gobernadora Provincial, reactivaron el antiguo pedido de cesión de terrenos fiscales para el personal militar, en respuesta a una necesidad real de la gente que decide radicarse en la ciudad de Río Gallegos y precisa de algún tipo de facilidad para acceder a su vivienda propia.

Los jefes y encargados de los siete Elementos que se concentran en la ciudad capital efectuaron un relevamiento entre el personal militar y agentes civiles a su mando y confeccionaron la lista de los receptores de los lotes. La mayor cantidad de beneficiados fueron suboficiales de baja jerarquía y soldados voluntarios. Todos los terrenos entregados al personal de la Guarnición están concentrados en dieciséis manzanas, ubicadas en las periferias de la ciudad, y deben ser destinados exclusivamente a la construcción de viviendas “únicas y de uso familiar”.

La repercusión de esta iniciativa se notó en el ánimo y el rostro de los beneficiarios que concurrieron a recibir la documentación de los mismos con sus familiares y exteriorizaron su inmensa emoción y alegría, algunos con lágrimas en los ojos, otros con amplias sonrisas y todos con efusivos abrazos a las autoridades y funcionarios que, en forma individual, fueron entregando cada una de las 195 carpetas.