Licenciadas del océano con ayuda del MINCyT

Se recibieron las dos primeras Licenciadas en Oceanografía que recibieron ayuda del Ministerio de Ciencia para terminar sus estudios.


Tienen menos de 30 años y decidieron dedicar sus estudios al mar. Ayer por la tarde juraron las dos primeras egresadas en Oceanografía que fueron becadas por la Secretaría de Articulación Científico Tecnológica a través del Programa de Formación de Recursos Humanos en Oceanografía en relación a la Iniciativa Pampa Azul.

Loreley Lago tiene 29 años y se recibió de Oceanógrafa en la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires (UBA): “Buscaba una carrera que tuviese algo de exactas, porque siempre me gustaron la matemática y la física, pero quería algo que me brindara la posibilidad de aplicar esos conocimientos. Siempre me gustó el océano, me llamó la atención el mar y Oceanografía combinaba las dos cosas”, cuenta. Actualmente está realizando el doctorado en Ciencias de la Atmósfera y los Océanos -también de la UBA- y trabaja en el Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero que está en Mar del Plata (INIDEP).

“En el doctorado estoy estudiando las corrientes oceánicas en la plataforma continental argentina y –para eso- usamos dos tipos de datos: los recuperados in situ, que son los que vamos a medir con instrumentos al mar en un barco y los datos satelitales, que son de fácil acceso porque se miden con un satélite y los bajamos a una computadora, desde donde trabajamos”, explica. Loreley tuvo la oportunidad de participar de varias campañas oceanográficas a bordo de buques de investigación y esa experiencia –dice- superó todas sus expectativas: “No sólo por encontrarme en el medio del océano y no ver nada más que agua, sino también porque al participar del proceso de recolección de datos te das cuenta y empezás a valorar más el dato en sí, lo que cuesta conseguirlo y lo importante que es”, reflexiona.

Stefanía Wörner también se recibió de Licenciada en Oceanografía y actualmente está haciendo un doctorado con una beca del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), mientras trabaja en el Servicio de Hidrografía Naval en el área de dinámica costera. Eligió esta carrera porque “siempre me sentí atraída por las Ciencias Exactas y me gustó la idea de estudiar el océano porque es algo bastante desconocido. Fue un camino largo pero muy fructífero, aprendí muchísimas cosas y me gustó mucho”.

“Lo que me gusta de mi trabajo es la aplicación de la oceanografía a problemas particulares: actualmente estoy estudiando las corrientes paralelas a la costa en la región de la provincia de Río Negro y la de Buenos Aires y, en particular, el caso de una posible migración de la ostra del pacífico desde la provincia de Buenos Aires hacia Río Negro, llevada por las corrientes paralelas a la costa”, sostiene Stefanía.

Este programa, además de promover la inscripción de nuevos postulantes a la carrera, incentivó a que varios alumnos finalicen sus estudios: “Yo recibí la beca de formación de recursos humanos del Ministerio durante un año para la finalización de la carrera; en ese momento tenía más de 25 años y trabajaba porque necesitaba tener un ingreso. Esta beca me permitió poder dejar mi trabajo y dedicarme exclusivamente a la carrera, a la tesis y rendir los finales que me quedaban”, comenta Loreley. A Stefanía le pasó lo mismo: “Esta beca me dio un empujón en el último y exigido año para poder concluir con la tesis, que lleva tiempo, y me permitió estar plenamente dedicada a eso".

Loreley comenta que todos los días pone en práctica su formación al ver como “todo lo que se sabe de oceanografía puede ayudar a explicar el comportamiento de las especies comerciales principales de Argentina y así poder cuidar mejor nuestros recursos”. Stefanía, por su parte, sostiene que los trabajos que se pueden hacer en el océano son casi infinitos: “En cualquier trabajo vinculado con el mar debería haber un oceanógrafo”, asegura.

“Si te gusta mucho el mar y tenés afinidad con las Ciencias Exactas considerá a la Oceanografía como una buena opción”, recomienda Loreley, “yo me animé y me gustó”.

La beca de ayuda económica la obtuvieron gracias a la firma de un convenio de cooperación entre el Ministerio de Ciencia y la Universidad de Buenos Aires con el fin de crear el “Programa de Formación de Recursos Humanos en Oceanografía en relación a la Iniciativa Pampa Azul”. Su objetivo principal es el de incrementar el número de alumnos ingresantes y graduados de la Licenciatura en Oceanografía, de manera tal de crear las condiciones para un aumento en la dotación de técnicos y profesionales de las instituciones con competencia en la materia.

Pampa Azul es una iniciativa nacional realizada a nivel interministerial que desarrolla investigaciones en el Mar Argentino con el fin de profundizar el conocimiento científico como fundamento para la conservación y manejo de los recursos naturales. En este sentido, se ha resaltado la importancia de diseñar estrategias que promuevan la formación de recursos humanos en áreas de conocimiento vinculadas a Pampa Azul.