La reconquista de Buenos Ayres

El Regimiento de Infantería 1 "Patricios" participó del desfile y recreación de la Reconquista de Buenos Ayres con la Banda Militar "Tambor de Tacuarí" y la Compañía B "Curupaytí” de esa unidad histórica del Ejército. El evento estuvo organizado por la Comuna 2 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.


El acto comenzó con la marcha del Regimiento 1 "Patricios" desde la Iglesia del Pilar en el barrio porteño de Recoleta, donde turistas que disfrutaban del paseo y ciudadanos convocados a través las redes sociales acompañaron a las tropas del regimiento por las calles de Buenos Aires.

Una vez arribados a la Plaza San Martín, se recrearon los combates con las tropas inglesas, que fueron representadas por diferentes actores recreacionistas, entre los que se destacó la Agrupación Reservistas de Buenos Aires.

Finalizada la recreación, se entonaron las estrofas del Himno Nacional Argentino junto al masivo público presente.

En la oportunidad, el jefe de la Comuna 2 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, doctor Fernando Ferreyra, pronunció palabras alusivas al evento y agradeció la participación del Ejército Argentino a través del Regimiento 1 "Patricios".

La Reconquista de Buenos Aires

El 25 de junio de 1806, más de mil quinientos ingleses desembarcaron en la costa de la actual ciudad de Quilmes con el objetivo de invadir Buenos Aires. Las disposiciones defensivas del virrey Sobremonte no fueron suficientes para frenar el avance del general William Beresford, quien encabezaba la expedición inglesa. Cuando las tropas británicas cruzaron el Riachuelo, Sobremonte huyó hacia Córdoba y Buenos Aires quedó bajo gobierno inglés.

Mientras tanto, desde Montevideo, el capitán de navío Santiago de Liniers organizaba las fuerzas para reconquistar Buenos Aires.

La expedición emprendió la marcha el 3 de agosto. En su trayecto, fue sumando más milicias, algunas de ellas de los desbaratados intentos previos de reconquistar la ciudad. El 10 de agosto, desde los Corrales de Miserere (hoy Plaza Miserere), Liniers intimó a Beresford a rendirse, dándole un plazo de quince minutos. El general inglés respondió que defendería su posición, por lo que pronto empezaría el combate. Ese mismo día, las tropas al mando de Liniers derrotaron la guarnición inglesa del Retiro y, al amanecer del día 12, entraron por las actuales calles Reconquista, San Martín y Florida. La lucha alcanzó entonces una ferocidad tal que los ingleses fueron forzados a retroceder hacia el fuerte, donde no tardarían en rendirse.