La línea 134 crece para recibir más denuncias

Sumate para hacer un país sin delitos y sin drogas.


Un mediodía, más precisamente a las 12.16 horas del 17 de marzo del 2016, una vecina de Río Cuarto, Córdoba, sintió que tenía que contar lo que había escuchado. Y sin pensarlo, se comunicó con la línea 134.

Una operadora la atendió y le preguntó cuál era el motivo de su contacto. La mujer, que prefirió no dar sus datos, contó que estando en la puerta de la escuela había escuchado una conversación entre tres mujeres. Una de ellas decía que su marido iría a llevar tres encomiendas a la empresa de transporte "El Quebrachito", ubicada en la calle Sarmiento 1502 de Río Cuarto, ese mismo día a las 6 de la tarde.

La operadora, siguiendo un protocolo y asegurándole a la mujer que la denuncia sería totalmente anónima, le fue pidiendo más datos. Y su interlocutora, sintiéndose confiada y cómoda por el buen trato que estaba recibiendo, dio detalles de lo que había escuchado, con la intención de que alguien fuera a ver si era verdad.

Según el relato, un hombre despacharía tres paquetes que contendrían marihuana: uno a Mercedes,  otro dentro de la misma provincia de Córdoba, y el tercero con destino desconocido. 

Inmediatamente la operadora completó los formularios pertinentes con toda la información recibida. 
Entonces se inició una investigación, con el trabajo en equipo entre las distintas Fuerzas. El resultado: la detención de las personas involucradas y la incautación de la droga.

Este no es el comienzo de una película o una serie policial. Es un hecho real, que por suerte viene en aumento desde hace varios meses, pero que tiene que seguir creciendo. 
Porque si cada ciudadano de nuestro país que conoce un posible delito, o sospecha que puede suceder algo fuera de la ley, hace la denuncia a la línea telefónica 134, podemos investigar con mayor rapidez,  y seguir haciendo una Argentina más segura  y sin drogas. 

134

Hasta ahora había 25 operadores dedicados a recibir los llamados. Pero se aumentó esa cantidad y  hay 35 personas de 6 de la mañana a 12 de la noche,  entre operadores, supervisores y responsables del análisis y derivación de denuncias, para agilizar cada gestión y obtener resultados en una forma más rápida. 
También hay otras vías de contacto como el mail juntoavos@minseg.gob.ar y el formulario de denuncias que se encuentra en la página del Ministerio.

Es importante que perdamos el miedo, que sepamos que somos parte de esta sociedad y podemos ayudar a evitar delitos, sin la obligación de tener que dar nuestros datos. 

Sólo hace falta tomar la decisión. Y  comunicarse, como hizo esta vecina de Río Cuarto para contar algo que había escuchado. Sin saber si era cierto o no. Pero ante la duda, lo denunció. El resto queda en manos de las Fuerzas que tengan que actuar, bajo el mando del Ministerio de Seguridad. 

Así lo hicieron 231 personas en el 2016 y por suerte varias más en el 2017, llegando a 284. Todos ellos contaron posibles situaciones de narcotrófico, personas extraviadas, ciberdelitos, trata de personas, crimen organizado, violencia institucional, tránsito aéreo irregular y desarmaderos ilegales, entre otras. 

Cada vez son más los hombres y las mujeres que se animan, pero todavía no es suficiente. Tenemos que ser más, para construir entre todos una Argentina más segura, sin violencia y sin narcotráfico.

Para maximizar la eficiencia,  cada llamado, cada denuncia, se vuelca a un sistema de geolocalización de denuncias, es decir, a un mapa que cuenta con información de todos los datos recibidos,  por provincia y comuna.

En general, los delitos más comunes se producen por venta, tráfico y producción de drogas sintéticas, cocaína, paco, marihuana, entre otras.

Para ocuparse de cada uno, se cuenta con el despliegue de Prefectura Naval Argentina, Gendarmería Nacional, Policía Federal, Policía de Seguridad Aeroportuaria y Policía de la Ciudad, cuya ubicación también puede verse en ese mapa.
 
Mirar para otro lado pasó de moda. Este es el momento de animarse a hablar, con la garantía del anonimato. La línea 134 - certificada por su calidad por el IRAM, Instituto Argentino de Normalización y Certificación- ya está lista y preparada para ser la receptora de la valentía de todos.

Porque con el compromiso de todos, vamos a vivir más seguros y sin miedo. 

134