La Bioética, un factor de emancipación

El último “Café de las Ciencias” abordó el debate público sobre la despenalización del aborto y los desafíos que enfrentan los comités de ética ante las transformaciones sociales.


El término Bioética, en cuanto fenómeno social, evolucionó su práctica en el tiempo. Las transformaciones sociales le demandaban otro tipo de relación, no solo enfocada en el análisis de lo biomédico, sino una más cercana y atenta a otras nuevas cuestiones como el cambio climático, la convergencia de tecnologías, la interacción entre la naturaleza humana y lo viviente. “Todo esto plantea una serie de interrogantes que tiene que ver con la construcción de la sociedad y el sentido que la propia sociedad tiene frente a estos elementos, que se pregunta sobre sus valores”, afirmó en el último encuentro del “Café de las Ciencias”, el presidente del Comité Intergubernamental de Bioética de la UNESCO, el doctor francés Christian Byk. La charla, primera del año y que tuvo lugar en el Centro Cultural de la Ciencia, estuvo dedicada a la “Bioética y transformación social. El debate sobre el aborto y otros desafíos de los nuevos comités de ética”, encabezada también, por la doctora en Derecho por la UBA, integrante del Comité Internacional de Bioética de la UNESCO e investigadora y abogada en DD.HH., Paula Siverino Bavio, y moderada por la integrante del Observatorio Argentino de Bioética (Programa Bioética-FLACSO), Dra. Julieta Manterola. 

“La bioética puede transformarse en un factor de emancipación, un reflejo de las distintas culturas”, pronunció Byk. El francés reflexionó si la bioética puede ser un nuevo elemento de construcción social y cuestionó “si vamos hacia un cierto tipo de control social cuyo fin está por verse”.  

Por su parte, Siverino Bavio señaló varias cuestiones respecto al debate sobre la irrupción voluntaria del embarazo, término utilizado para referirse al aborto. Uno de ellos es la idea de que “somos parte de una democracia representativa, esto significa una toma de conciencia y responsabilidad. En este sentido, la pregunta ´quien decide´ debería discutir los plazos, las formas, las razones. La bioética -disciplina que sirve para preservar la supervivencia humana y para la resolución analítica transdisciplinaria de casos muy complejos- justamente asegura los procesos para poder producir la argumentación”. Otra discusión, “la autonomía reproductiva, que involucra el 100% de la integridad de la mujer (psiquis, emociones, dimensión tangible y corporal)” y por último, una disquisición legal que “no habla de legalizar o no el aborto (es legal desde que existe el Código Penal, 1919) sino ampliar las causales de despenalización para incluir el sistema de plazos”.

Al cierre, el público realizó preguntas y se desarrolló temas como el poder, el avance de los sectores conservadores y el rol de la salud pública. 



Sobre los disertantes
Dr. Christian Byk (Francia): Es juez del Tribunal de Apelaciones de París, secretario General de la Asociación Internacional de Derecho, Ética y Ciencia y presidente del Comité Intergubernamental de Bioética de la UNESCO.

Dra. Paula Siverino Bavio (Argentina): Es doctora en Derecho por la UBA, integrante del Comité Internacional de Bioética de la UNESCO e investigadora y abogada en DD.HH.