La Armada y la Industria Naval Argentina

Su integración se encuentra en una etapa de plena expansión, que se verá incrementada en el futuro inmediato con el avance de los proyectos en desarrollo.


En los últimos años, la Armada Argentina ha promovido diferentes proyectos que abarcan la modernización y construcción en el país de diferentes medios, a fin de mantener los niveles de alistamiento adecuados para poder cumplir con su misión principal y tareas secundarias.

Como ejemplo de estas acciones podemos mencionar los proyectos de modernización del rompehielos ARA “Almirante Irizar” y la lancha rápida ARA “Indómita” a cargo de la empresa TANDANOR S.A.C.I y n. En el primer caso, el proyecto se encuentra en la etapa final de conclusión, trabajándose actualmente en la certificación del rompehielos bajo las normas de la sociedad de clasificación DNV-GL, mientras que la “Indómita” se encuentra desde el 2019 prestando servicios en el Área Naval Austral.

También durante los últimos años fue realizada en instalaciones Astillero Río Santiago (ARS), la reparación mayor del patrullero ARA “King”, veterana unidad de la Marina, concluida a fines del 2018. Allí mismo y desde el 2015, se desarrolla la construcción de dos lanchas para instrucción de cadetes (LICAS); y en los próximos días se estaría firmando un nuevo contrato para la finalización de ambas embarcaciones, las que serían entregadas a mediados del próximo año.

También se encuentran en desarrollo, para su construcción en el país, los proyectos de un buque polar, un buque multipropósito y remolcadores de mar y puerto. El proyecto de Ley FONDEF impulsado por el actual Ministro de Defensa, Agustín Rossi, y que ya cuenta con media sanción, permitiría avanzar con estos proyectos impulsando la reactivación de la Industria Naval.

La reconversión del perfil operativo de dos corbetas Meko 140, también construidas en los Astilleros Rio Santiago, es otro de los proyectos en que la Armada Argentina pondrá su prioridad a fin de incrementar el control y patrullado de nuestro extenso litoral marítimo.

En cuanto a la recuperación y puesta en valor de los diques de la Armada en el Arsenal Naval Puerto Belgrano, TANDANOR se encuentra en avanzadas gestiones para permitir el financiamiento de las obras en del Dique de Carena N°2, lo que permitirá una mayor flexibilidad en su uso en cuanto al mantenimiento de buques de mayores dimensiones.

A principios de este año, se confió a la empresa Servicios Portuarios Integrados (SPI) de la ciudad de Mar del Plata la ejecución de las tareas de mantenimiento en la fragata ARA “Libertad” alistándola para el próximo Viaje de Instrucción.

Expresado hasta aquí el accionar pasado y presente de la Armada en favor de potenciar el desarrollo de la Industria Naval Argentina, resulta necesario compatibilizar este compromiso institucional con las misiones permanentes asignadas a la institución y que requieren soluciones inmediatas.

La necesidad de dar una respuesta logística a la Campaña Antártica hace imperativo contar con un buque polar que acompañe al rompehielos ARA “Almirante Irizar”, unidad que durante su etapa modernización vio reducida su capacidad logística de carga en beneficio de incrementar las capacidades científicas.

La Armada Argentina ha incorporado en su banco de inversión pública, el proyecto de construcción en el país de un buque de transporte polar siguiendo las especificaciones técnicas exigidas por la institución, plasmadas hasta hoy en un concepto de ingeniería y cuyo desarrollo de detalle y construcción se estima factible de completar en un tiempo no menor a cinco años.

De manera complementaria y sin alterar en nada la prosecución de ese proyecto, ha surgido el ofrecimiento de un buque rompehielos, en carácter de donación y con posibilidades de ser entregado en forma inmediata. El mismo posee importantes capacidades logísticas y de investigación científica marina, habiendo finalizado en el mes de marzo del presente año su última campaña, lo cual permite considerar su empleo inmediato una vez realizadas, en nuestro país, las tareas de mantenimiento necesarias.

De concretarse su incorporación, y hasta tanto se finalice la construcción del buque polar, se incrementaría sensiblemente la capacidad de sostenimiento logístico antártico y la investigación científica asegurando no tener que recurrir, como en el pasado, a contratar a buques extranjeros para reabastecer a nuestra bases, asegurando la disponibilidad de medios navales que apoyen la continuidad en nuestra Política Antártica, materializada en una presencia más que centenaria en ese territorio austral.

Podemos concluir que, la integración con la Industria Naval Argentina, se encuentra en una etapa de plena expansión, situación que se verá incrementada en el futuro inmediato con el avance de los proyectos en desarrollo, sin perjuicio de lo cual, la Armada Argentina debe asegurarse contar las capacidades necesarias para el cumplimiento de sus misiones permanentes.