La Agencia de Deporte Nacional presentó el informe “Integridad y Buen Gobierno de entidades deportivas” junto a la Oficina Anticorrupción


La Agencia de Deporte Nacional y el Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (ENARD) organizaron en conjunto con la Oficina Anticorrupción la primera Conferencia Internacional sobre “Integridad y Buen Gobierno de entidades deportivas”, donde se presentó un estudio que tiene por objetivo relevar el nivel de implementación de iniciativas y buenas prácticas en organizaciones vinculadas a la actividad y promoción deportiva en base a normativa local y estándares reconocidos a nivel internacional. El relevamiento fue realizado en abril de 2019 y tomó como muestra 56 confederaciones y federaciones deportivas de alcance nacional.

La implementación de políticas de Buen Gobierno en entidades deportivas es uno de los desafíos más interesantes a nivel global como ha sido destacado por los Líderes del G-20 en diversas ocasiones y por la Asamblea de Países Miembros de la Convención de la ONU contra la Corrupción. Luego de sucesivos escándalos a nivel internacional vinculados a grandes eventos deportivos y también al arreglo de partidos y apuestas, entre otros, resulta imprescindible promover la transparencia y la integridad en la forma en que las entidades deportivas son gobernadas. A nivel global, el sector "Deportes" ha sido catalogado de alto riesgo para la corrupción y expuesto a prácticas irregulares. Por otro lado, en la República Argentina dado su carácter de asociaciones civiles sin fines de lucro, las entidades deportivas se encuentran alcanzadas por la ley 27.401 que establece la responsabilidad penal de las personas jurídicas por la comisión de un conjunto de delitos asociados a la corrupción doméstica y transnacional. A fin de prevenir esos delitos, la norma promueve que las personas jurídicas como las entidades deportivas, implementen políticas de integridad de acuerdo a sus riesgos, su dimensión y su capacidad económica.

El relevamiento realizado por la Oficina Anticorrupción se basó en los principios de Transparencia y Rendición de Cuentas; Integridad y Cumplimiento, y, Participación. Tanto los Principios como las categorías utilizadas en el estudio no son exhaustivas. Constituyen una primera guía de implementación, cumplimiento y medición de progreso.

Con relación a los datos obtenidos del relevamiento, el 78,5 % de las entidades de la muestra cuenta con un medio digital que facilite el acceso a información institucional. En cuanto a la transparencia y la rendición de cuentas, el 21% publica su visión, misión y/o estrategia, aspecto esencial para el Buen Gobierno al permitir que los miembros y los terceros puedan identificar los objetivos a corto, mediano y largo plazo de la entidad. Con respecto a la estructura de la organización, el 62,5% difunde los datos de las máximas autoridades de modo que las partes interesadas y el público en general puedan informarse respecto de quiénes son las personas que integran el órgano de gobierno. Además, sólo el 7,1 % publica un organigrama que incluya tanto los miembros de la Comisión Directiva o el órgano de máxima jerarquía como también la conformación de las distintas comisiones o comités y cualquier otro órgano relevante, señalando la dependencia jerárquica entre los mismos. También, respecto de la estructura de la entidad, el 48,2% publica el listado de las instituciones afiliadas.

En cuanto a las normas internas de las organizaciones, surge que solo el 30,3% de la muestra publica su estatuto. Por otro lado, queda en evidencia que sólo el 3,5% publica las actas del Consejo Directivo, instancia decisoria fundamental en la gestión de una entidad deportiva. Sólo el 1,78% publica su informe de gestión.

Con respecto a la información financiera y presupuestaria, mientras que ninguna entidad incluye en su página web una sección específica para la rendición de cuentas para la publicación de dicha información, sólo el 5,3% brinda información parcial o desactualizada sobre la gestión de los recursos de la entidad.

En materia de integridad y cumplimiento, el informe destaca que ninguna entidad cuenta con un código de ética o políticas de integridad, o bien la existencia de una oficina de ética, canal de denuncias internas o responsable de integridad. A su vez, sólo el 1,7 % publica información respecto de un canal de denuncias para el reporte de irregularidades. Estos aspectos resultan esenciales a fin de promover políticas de integridad y prevención de la corrupción al interior de las entidades deportivas.

"El deporte mueve miles de millones de dólares a nivel mundial y también en nuestro país. Y a su vez es un motor de desarrollo humano y sueños. Está en zona de alto riesgo para la corrupción y si las reglas no son claras y las instituciones no son abiertas y transparentes, el deporte sucumbirá frente a prácticas corruptas y criminales. Es importante que el dinero del deporte sea legal, esté controlado y se destine a los fines corresponden: la promoción de los atletas y deportistas, mejor infraestructura y políticas de inclusión y no discriminación en todas las disciplinas", opinó Laura Alonso, secretaria de Ética Pública, Transparencia y Lucha contra la Corrupción.