Trabajaban en condiciones infrahumanas

El Ministerio de Seguridad liberó a 100 víctimas que eran sometidas a explotación laboral y detuvo a dos personas, tras clausurar ocho talleres textiles que no cumplían con normas mínimas de seguridad e higiene. Fue a través de un megaoperativo de la Policía Federal Argentina en los barrios de Flores, Nueva Pompeya y Parque Chacabuco.


El Ministerio de Seguridad liberó a 100 víctimas que eran sometidas a explotación laboral y detuvo a dos personas, tras clausurar ocho talleres textiles que no cumplían con normas mínimas de seguridad e higiene. Fue a través de un megaoperativo de la Policía Federal Argentina en los barrios de Flores, Nueva Pompeya y Parque Chacabuco.

A partir de los datos recolectados durante una exhaustiva investigación, los uniformados realizaron nueve allanamientos simultáneos y arrestaron a un hombre y una mujer por el delito de trata con fines de explotación laboral.

Junto a personal del Programa de Rescate y Acompañamiento a Víctimas de Trata de Personas del Ministerio de Justicia de la Nación, se rescató a 100 víctimas: 96 ciudadanos bolivianos, tres provenientes de Paraguay y uno de origen peruano. Asimismo, funcionarios porteños ordenaron la inmediata clausura de ocho talleres clandestinos que, además, no contaban con matafuegos e incumplían pautas mínimas de seguridad e higiene.

Frente a ello, los policías llevaron a cabo una profunda requisa de los domicilios allanados. Fue así que, además de 172 máquinas de costura, prendas y elementos de corte y confección, se decomisó una carabina, dos revólveres, dos escopetas y una gran cantidad de municiones, cartuchos, vainas servidas y documentación que será de vital importancia para la investigación.