PFA desarticula laboratorio de éxtasis en Olivos y secuestra 30.000 dosis

Trece acusados de integrar una banda dedicada a la elaboración de éxtasis y su comercialización en fiestas electrónicas, en la zona norte de Capital Federal y de Gran Buenos Aires, fueron detenidas durante procedimientos en los que también se desarticuló un laboratorio en la localidad bonaerense de Olivos en el que se hallaron unas 30.000 dosis.


Trece acusados de integrar una banda dedicada a la elaboración de éxtasis y su comercialización en fiestas electrónicas, en la zona norte de Capital Federal y de Gran Buenos Aires, fueron detenidas durante procedimientos en los que también se desarticuló un laboratorio en la localidad bonaerense de Olivos en el que se hallaron unas 30.000 dosis.

Las fuentes señalaron que las detenciones se concretaron durante las últimas horas, cuando efectivos de la Superintendencia de Drogas Peligrosas de la Policía Federal Argentina (PFA) efectuaron 20 allanamientos en domicilios del Gran Buenos Aires, La Plata y en Capital Federal.

Frente a la casa donde funcionaba el laboratorio de la banda, en Capitán Bermúdez 2107 de Olivos, en el partido de Vicente López, el secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni, aseguró a la prensa que "se trata de una banda que está toda detenida, sus trece miembros, dos de ellos mujeres".
"Es una banda de clase media alta, todos con autos importados, que se dedicaban a fabricar este tipo de droga para la venta exclusivamente en las fiestas electrónicas", dijo Berni y agregó que en el laboratorio contaban con "toda la `aparatología` para hacer los comprimidos".
En el principal de los allanamientos, una vivienda particular en la que los narcotraficantes tenían instaladas varias cámaras de seguridad, fueron encontradas 30.000 dosis de éxtasis lista para la venta, materia prima para fabricar más cantidad, precursores químicos y gran cantidad de blísteres de ibuprofeno que usaban para estirar la droga.
También encontraron máquinas mezcladoras, una prensa para hacer los comprimidos y tinturas para darle color a las pastillas.
En el resto de los procedimientos también fueron secuestradas armas de fuego, entre las que había un revólver calibre .38 y una escopeta, y 15 vehículos de alta gama.
Según dijo el secretario de Seguridad, la banda aprovechaba las fiestas de música electrónica que ellos mismos organizaban de forma privada -de hecho, uno de los cabecillas es disc jockey- para comercializar sus productos.
"Pasaban música, organizaban ellos mismos fiestas electrónicas privadas en la zona norte de la provincia de Buenos Aires y en los lugares más adinerados de la ciudad de Buenos Aires", relató Berni, y añadió que fue justamente a partir del secuestro de droga en uno de esos eventos hace "unos seis o siete meses" que comenzó la investigación que desembocó en las detenciones. 
El funcionario consideró además que la banda "seguramente" tenía preparada tal cantidad de dosis para venderles a asistentes a un festival "muy grande que va a haber la próxima semana en San Isidro", en aparente referencia al "Lollapalooza", que se realizará el 21 y 22 en el Hipódromo de esa localidad.
El dato que despertó curiosidad hasta en Berni y en los altos jefes de la PFA presentes en el operativo, incluido el titular de la fuerza, Román Di Santo, es que en el momento de la detención, uno de los miembros de la banda tenía puesta una remera con la foto del personaje principal de la famosa serie "Breaking Bad".
Es que, al igual que en la serie estadounidense emitida entre 2008 y 2013 que exhibía la incursión como narcotraficante de un simple docente de química de colegio secundario, esta banda tenía un origen de clase media y fabricaba droga sintética en una casa de un barrio residencial.
"Lamentablemente estas son las consecuencias de estas series que algunos hasta se compran el personaje y esto es un ejemplo claro, uno de ellos fabricando al estilo `Breaking Bad` y caracterizándose con la remera del bioquímico que trabajaba en la serie", dijo Berni.
Los detenidos y los elementos incautados quedaron a disposición del Juzgado Criminal y Correccional Federal 12, a cargo de Sergio Torres.