Garré lanzó el Plan Nacional de Participación Comunitaria en Seguridad


 

La ministra de Seguridad, Nilda Garré, puso en marcha el "Plan Nacional de Participación Comunitaria en Seguridad", un programa que implementa "mesas barriales" de trabajo de la sociedad civil para colaborar con el diseño de políticas de seguridad. Ante una multitud de representantes de organizaciones sociales, autoridades policiales y funcionarios públicos reunidos en la explanada de la Biblioteca Nacional, Garré expuso los objetivos del programa.

"Es el punto de partida de un proceso de participación popular para todo el país, de modo progresivo, gradual, en el que resultará central el liderazgo de las provincias y los municipios", señaló la ministra.

La jornada incluyó la participación de estas organizaciones en "talleres" de Formación Ciudadana en Políticas Públicas de Participación Comunitaria en Seguridad; Prevención y Control; y Prevención Comunitaria de la Violencia, en la Biblioteca Nacional.

La ministra Garré, quien estuvo acompañada por la Secretaria de Políticas de Prevención y Relaciones con la Comunidad, Ileana Arduino y por la Directora Nacional de Participación Comunitaria, Marta Arriola, enfatizó la relación directa que existe entre la calidad del sistema democrático y el rol de la ciudadanía en el ámbito de las políticas de seguridad.

"Debemos plasmar en acciones concretas el reconocimiento unánime de que la prevención de la violencia y el delito resultan determinantes en la proyección de nuestra calidad de vida y que ello reclama distintos niveles de intervención", explicó Garré.

 

Garré consideró "central" para la sustentabilidad de las políticas que está aplicando el Ministerio de Seguridad la participación popular.

Un capítulo central de esta estrategia incluye la puesta en marcha de "escuelas de participación comunitaria en seguridad" que se instrumentarán a través de convenios con la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA y la Universidad de las Madres de Plaza de Mayo.

Las mesas de trabajo que se instalarán progresivamente en Capital Federal, el Gran Buenos Aires y el resto del país, "serán claves para asegurar la voz de los vecinos y vecinas en la identificación de distintos niveles de conflictos y será en esos espacios también que iremos definiendo colectivamente su prioridad", explicó Garré.

El Ministerio de Seguridad propone de esta forma elaborar "verdaderas cartografías de prevención" que den relevancia a la capacidad de diagnóstico que la comunidad tiene en relación con la violencia y el delito.

 

"Queremos mapear para transformar, para corregir o, si fuera el caso, para reafirmar el rumbo allí donde las cosas se están haciendo bien", señaló la funcionaria.Garré destacó también la necesidad de contar con el apoyo profesional de la policía, también presente en el acto de lanzamiento del programa. "Debemos recuperar el sentido más profundo que tiene la profesión policial: servir a su comunidad, recuperar credibilidad y prestigio a partir de la motivación y el profesionalismo", indicó.

Estos "mapas" elaborados por vecinos y organizaciones permitirán elaborar planes y acciones localizados para "gestionar con responsabilidad una política de reducción de la violencia y el delito en nuestras comunidades".

El programa incluye una articulación de acciones entre los ministerios de Seguridad, de Trabajo y de Desarrollo Social para asegurar la máxima efectividad en la respuesta.

Al acto asistieron también el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, el senador nacional Daniel Filmus y el diputado Martín Sabbatella, entre otros funcionarios nacionales y locales.