Garré en reunión de trabajo con la PFA


 

La ministra de Seguridad, Nilda Garré, mantuvo hoy por la tarde una reunión de trabajo con la plana mayor de la Policía Federal Argentina (PFA), encabezada por el jefe y subjefe de la fuerza de seguridad, comisarios generales Enrique Capdevila y Alejandro Di Nizo. La jornada de trabajo incluyó informes de los superintendentes de Administración, Carlos Boniforti, Investigaciones Federales, José Horacio Novoa, y Comunicaciones Federales, Román Di Santo.

Los oficiales de la PFA notificaron a la ministra acerca de la evolución de la deuda que el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires mantiene con la fuerza de seguridad federal en concepto de servicios adicionales.

La deuda, que asciende a 29 millones de pesos, obliga a la Policía Federal a cubrir los costos de los servicios solicitados por el gobierno porteño, con el producido de la recaudación propia (fuente 13).

De la reunión de trabajo participaron también los secretarios de Seguridad Operativa, Cristina Caamaño; de Planeamiento, Gustavo Sibila; y los subsecretarios Gustavo Palmieri, de Gestión y Bienestar del Personal de las Fuerzas Policiales y de Seguridad, Juan López Chorne, de Planeamiento Estratégico de la Seguridad, y Miguel Ángel Robles, de Delitos Complejos y Lucha contra la Criminalidad Organizada.

Durante su intervención, el superintendente Novoa señaló que si bien a lo largo de 2010 la policía registró una reducción de 13 por ciento de los robos de automotores con relación al año precedente, fue mayor la violencia empleada en estos casos.

Por otra parte, la División Homicidios logra el esclarecimiento del 50 por cientos de los casos en los que interviene desde el momento mismo de la constatación de los hechos.

Garré requirió precisiones sobre la asignación de recursos y equipamiento en cada departamento, así como la aplicación de sistemas informáticos y la capacitación de los efectivos policiales.

"En 2011 instalaremos 320 cámaras de video en jurisdicción de las 53 comisarías porteñas, para reforzar el monitoreo de la seguridad pública en la ciudad de Buenos Aires", anunció la ministra Garré.

Estas cámaras propias de la Policía Federal se agregan a la red de 600 cámaras y 11 mil agentes con los que se realiza la supervisión de seguridad de toda la ciudad. La planificación del Ministerio de Seguridad para el corriente año prevé la disposición de domos de vigilancia en estaciones ferroviarias de la ciudad y la integración a la red policial de las cámaras instaladas en andenes.

La iniciativa se agrega a otros programas de incorporación de tecnologías de punta, tales como las comunicaciones troncales encriptadas, a través del sistema P25 de "trunking" que  permite la grabación automática de voz de todas las transmisiones de los agentes desplegados en el terreno y en patrulleros.

En esta línea, en febrero se incorporará una "unidad de comando y sala de situación móvil" que permite la conexión de puntos remotos en los que se desarrollan operaciones a través de un sistema satelital.

"La tecnología incrementa exponencialmente la eficacia de las políticas de prevención del delito cuando es correctamente aplicada, cuidando de no afectar las libertades públicas y el derecho a la intimidad de las personas. Para ello, es fundamental que el Estado se dote de cámaras propias", concluyó Garré.