Frustran robo millonario en banco

La Policía Federal Argentina desarticuló una banda especializada en salideras bancarias a mano armada en la ciudad de Buenos Aires que se aprestaba a robar casi un millón de pesos a un cliente de la sucursal de Callao y Bmé Mitre del Banco Nación. Las investigaciones y escuchas judiciales condujeron a la detención de tres hombres en cinco allanamientos en la Capital Federal el 16 de mayo pasado.


La Policía Federal Argentina desarticuló una banda especializada en salideras bancarias a mano armada en la ciudad de Buenos Aires que se aprestaba a robar casi un millón de pesos a un cliente de la sucursal de Callao y Bmé Mitre del Banco Nación. Las investigaciones y escuchas judiciales condujeron a la detención de tres hombres en cinco allanamientos en la Capital Federal el 16 de mayo pasado.
La banda era investigada desde noviembre del 2012.
 
 
 
En la primera semana de mayo de este año los investigadores de la PFA advirtieron que la organización se había juntado con otra banda -sobre cuyos pasos se encuentran los investigadores policiales en estos momentos-  para asestar un golpe a una persona que iría a retirar de la sucursal unos 800 mil pesos en efectivo acompañado por dos custodios.
El atraco fue frustrado por la oportuna intervención policial que alertó a la fiscalía interviniente acerca de la inconveniencia de esperar hasta el día del atraco porque, según las escuchas, iban a sumar 14 delincuentes en la zona y el operativo policial iba requerir cerca de 40 efectivos. 
La fiscalía entendió que los riesgos para terceros eran demasiado altos y por eso ordenó los allanamientos ydetenciones de los sospechosos contra quienes la prueba reunida era contundente.
La investigación había comenzado en agosto del 2012, cuando un Juan Carlos Pisano denunció haber sido víctima de una salidera bancaria en la zona de Caballito. El damnificado informó que tras retirar dinero de una sucursal porteña del Banco Santander Río, fue abordado por dos hombres que portaban armas de fuego, los cuales le sustrajeron el dinero en efectivo que llevaba en su maletín y huyeron a bordo de una motocicleta.
Los investigadores requirieron filmaciones a instituciones bancarias y comercios, incluyendo el Banco Santander Río. 
De análisis minucioso de más de cien horas de filmaciones aportadas por la entidad financiera dieron con un presunto cliente en actitud sospechosa. El marcador resultó ser Pablo Quaglia, uno de los detenidos como principal responsable de la logística y planificación de atracos.
Quaglia -que nunca antes había sido detenido- observaba lo que hacían los demás clientes, y en el momento en que se retiró el damnificado, siguió sus pasos de manera cautelosa. "Es evidentemente una persona con mucha experiencia y profesionalidad a la hora de encarar este tipo de delitos. Su presentación y comportamiento pasan desapercibidos a los ciudadanos comunes" señaló uno de los investigadores policiales de larga trayectoria en materia de delitos bancarios. 
Los policías identificaron a Quaglia, quien se presenta como "vendedor de zapatillas", como la persona que suministraba información a sus cómplices para cometer luego el robo.
Con autorización de la justicia los equipos de especialistas tecnológicos de la PFA comenzarron a rastrear las comunicaciones radiales del entorno de Quaglia hasta dar con la identidad de los otros cómplices. La banda usaba sistema de radiollamado. Uno de los titulares de esos dispositivos era una mujer, la pareja de Quaglia.
Tras analizar los listados telefónicos y radiales, se identificaron a los dos cómplices, Luis Pasco Huaman, de nacionalidad peruana y José Medina, argentino.
Quaglia, también argentino oficiaba realizaba el seguimiento de las víctimas desde su automóvil particular, Paso Huaman era el conductor de una motocicleta y Medina era el “cañero o “asaltante”.
Los policías identificaron los domicilios de los imputados y luego de tareas de seguimiento discretas, supervisadas perosnalmente por el Secretario de Seguridad, Sergio Berni desde Centro de Coamndo y Control de la PFA, dieron con los vehículos y motocicletas utilizados en diversos robos como también los lugares donde los ocultaban.
En los allanamientos, uno de ellos realizado en el local de venta de zapatillas de Quaglia ubicado en Av. Rivadavia al 6700 del barrio de Flores, se secuestraron dos automóviles, una motocicleta, dos armas de fuego, aparatos de telefonía "Nextel", cartuchos de bala de diferentes calibres, cargadores, celulares, dinero en efectivo y una réplica de una pistola 9mm.
La Justicia investiga ahora la intervención de estos delincuentes en otros hechos en los que los responsables están caracterizados, por ahora, como NN.
Interviene el Juzgado Nacional en lo criminal de Instrucción Nº2 a cargo del Dr. Manuel Gorostiaga, Secretaría Nº 107 de la Dra. Viviana Sánchez Rodríguez.