Controles toxicológicos realizados a miembros de la Policía Federal

La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, supervisó una serie de exámenes toxicológicos sorpresivos, no invasivos y confidenciales realizados al personal de la Policía Federal Argentina, en la sede de la Policía Montada. El objetivo: cuidar la integridad física y potenciar la labor de los agentes de las fuerzas de seguridad.


La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, supervisó una serie de exámenes toxicológicos sorpresivos, no invasivos y confidenciales realizados al personal de la Policía Federal Argentina, en la sede de la Policía Montada. El objetivo: cuidar la integridad física y potenciar la labor de los agentes de las fuerzas de seguridad.

Estos controles toxicológicos y aleatorios a las cuatro fuerzas federales buscan proteger la vida de los ciudadanos y la de los propios policías.

Los análisis, con una muestra de saliva y en menos de ocho minutos, son capaces de encontrar una amplia variedad de drogas: anfetaminas, marihuana, cocaína, benzodiacepina, metanfetaminas y opiáceos. Las máquinas empleadas, además, imprimen un ticket que luego tiene que firmar el agente y operador involucrado.  

La flamante política de prevención, coordinada por la Director Nacional de Control de Integridad de las Fuerzas de Seguridad, Pablo Costa, y Director de Ejecución de Pruebas de Integridad, Damian Arabia, cuenta actualmente con 500 pruebas finalizadas.