Comenzó el Operativo Escudo Norte

Esta semana, la Presidenta lanzó el Operativo Escudo Norte, un nuevo plan para combatir el narcotráfico, la trata de personas y el contrabando en el norte del país.


 

Esta semana, la Presidenta lanzó el Operativo Escudo Norte, un nuevo plan para combatir el narcotráfico, la trata de personas y el contrabando en el norte del país. Se suma al Operativo Centinela -que agregó 6 mil gendarmes en el conurbano bonaerense-, y al Plan Unidad Cinturón Sur, que integró a 2.500 gendarmes y prefectos en el distrito porteño. La presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, lanzó esta semana el Operativo Escudo Norte, un plan de vigilancia del territorio y de lucha contra las incursiones ilegales en el país para atacar el tráfico de drogas en las fronteras. Este programa refuerza la seguridad en el norte de la Argentina y se complementa con el Operativo Centinela en el conurbano bonaerense y el Plan Unidad Cinturón Sur, que funciona en la ciudad de Buenos Aires.
 
Para combatir el delito y la violencia asociados al narcotráfico en el norte del país, el Gobierno nacional diseñó una estrategia inteligente que echa mano de todos los recursos de los que dispone el Estado, desde agentes suplementarios de Gendarmería y Prefectura hasta modernos radares militares, helicópteros, aviones y embarcaciones de los sistemas de Seguridad y Defensa que serán puestos al servicio de la lucha contra el crimen organizado.
 
Para detectar a los narcos (y a cualquier otro avión que ingrese al país sin informar a las autoridades) a partir de ahora se usarán radares militares que permiten la identificación, el seguimiento y la captura de los mismos. Los radares de vigilancia táctica (Rasit) del Ejército tienen un alcance de 30 kilómetros.
 
No solo permiten detectar intrusiones terrestres o desplazamientos sospechosos, sino también vuelos a baja altura -hasta 1.400 metros.
La información de estos radares es transmitida a un centro de control único, ubicado en la localidad de Merlo, provincia de Buenos Aires. Esta información de la ubicación de vuelos irregulares es automáticamente compartida por las Fuerzas Armadas (Ejército, Armada y Fuerza Aérea) y Fuerzas deSeguridad (Policía Federal, Gendarmería Nacional, Prefectura Naval y Policía de SeguridadAeroportuaria).
 
Este operativo incrementará la capacidad de control de los espacios aéreos, fluviales y terrestres en las provincias de Jujuy, Salta, Tucumán, Santiago del Estero, Formosa, Chaco, Misiones, Corrientes, La Rioja, Catamarca, Córdoba y Santa Fe.
 
El Ministerio de Seguridad aportará una importante cantidad de recursos humanos y medios materiales de la Gendarmería Nacional y Prefectura Naval para combatir delitos como el narcotráfico, la trata de personas y el contrabando en el noroeste y noreste del país.
"El Operativo Escudo Norte, diseñado por el Ministerio de Seguridad, y el Plan Fortín II suponen la articulación inteligente entre los ministerios nacionales de Defensa y Seguridad en la lucha y prevención contra el narcotráfico", explicó la Presidenta.
 
MAS EFECTIVOS, HELICOPTEROS, EMBARCACIONES Y RADARES
 
La Gendarmería Nacional (GNA) y la Prefectura Naval (PNA) aportarán 6 mil efectivos para combatir el narcotráfico, la trata de personas y el contrabando en las zonas del NOA y NEA. También se sumarán 800 nuevos efectivos de Fuerzas Especiales y Antidrogas pertenecientes al Escuadrón Alacrán de Gendarmería y a la Agrupación Albatros de Prefectura.
 
Entre los recursos materiales que asistirán al operativo hay seis helicópteros para realizar tareas de observación, reconocimiento y transporte, que utilizarán como bases de despliegue instalaciones en Orán (Salta), Santiago del Estero, Posadas (Misiones) y Paraná (Entre Ríos). También operarán tres aviones para tareas de enlace, transporte y evacuación médica, entre otras.
 
En cuanto a la movilidad terrestre, se emplearán 200 vehículos, camiones, camionetas, motos y cuatriciclos. El patrullaje fluvial se verá incrementado por más de 100 embarcaciones menores, 28 guardacostas, 31 lanchas de frontera y 14 motos de agua desplegadas en la zona de interés.
Además, Prefectura Naval colaborará con dos radares tácticos en tareas de detección de vuelos irregulares, movimientos terrestres y acuáticos ilegales en el noreste del país. También se sumarán una aeronave de apoyo logístico de Fuerza Aérea y equipos de inteligencia táctica del Ejército (cámaras, sensores de movimiento, telémetros láser, telescopios, dispositivos de visión nocturna, GPS personales, etcétera).
 
UN TRABAJO EN EQUIPO
 
Uno de los ejes del Operativo Escudo Norte es el trabajo en conjunto entre los ministerios de Seguridad y de Defensa nacionales.
El aporte de información obtenida por medio de los radares desplegados en la frontera norte, que actualmente hace el Sistema de Defensa al Sistema de Seguridad, permitirá detectar vuelos de aeronaves a baja altura, que son generalmente realizados para transportar cargamentos ilegales, entre ellos droga.
 
UN PLAN INTEGRAL PARA GARANTIZAR LA SEGURIDAD EN EL SUR DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES
 
El 28 de junio, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner anunció un operativo de refuerzo a laseguridad en la ciudad de Buenos Aires que sumó 2.500 agentes de la Gendarmería y la Prefectura y redistribuyó a 1.100 efectivos de la Policía Federal en las comisarías porteñas.
Se trata del Plan Unidad Cinturón Sur que en pocos días evitó robos, secuestros e interceptó varias operaciones de venta de drogas en la zona sur porteña.
"La Presidenta diseñó un programa completo en el que puso a trabajar a todas las fuerzas deseguridad y a todos los medios tecnológicos al servicio del combate del delito y la violencia sin importar de qué lugar del territorio se trate", explicó la ministra de Seguridad de la Nación, Nilda Garré.
En Nueva Pompeya, Bajo Flores, Villa Soldati y Villa Lugano hay 1.250 efectivos de la Gendarmería que llegaron para quedarse y trajeron con ellos un refuerzo de 60 motos, 45 patrulleros y 14 camionetas.
Otros 1.250 efectivos de la Prefectura patrullan desde principios de julio los barrios de La Boca, Barracas y Parque Patricios, con el complemento de 26 camionetas, 24 cuatriciclos y 10 patrulleros.
El nuevo plan implica al mismo tiempo el refuerzo de comisarías y controles de avenidas y accesos a la ciudad con agentes de la Policía Federal que se reasignan desde el sur. Para ello, la Policía Federal incorpora 180 motos y 200 patrulleros tecnológicos de última generación, con equipamiento adquirido en Israel en el marco de un convenio entre los dos países.
 
Estos móviles estarán equipados con cámaras de seguridad integradas y sistema de rastreo satelital GPS.
 
Así, algunas zonas "calientes" y muy vastas recibirán más personal facilitando las acciones de prevención y de combate del delito, fundamentalmente en avenidas y en los accesos a la ciudad. En total serán reasignados 1.100 efectivos de la Policía Federal para aumentar la presencia en las calles.