Fue botado el patrullero oceánico multipropósito ARA “Storni”

Comienza ahora con la etapa de integración y puesta en servicio de todos sus sistemas.


Francia – El lunes, en el Astillero Piriuo ubicado en Concarneau (Francia), se llevó a cabo la botadura del patrullero oceánico multipropósito ARA “Storni”.

En la reducida ceremonia, acorde a los protocoles de prevención por la pandemia de COVID-19, estuvieron presentes el Vicealmirante Olivier Lebas en representación de la Armada de Francia; el Director del Programa OPV ARA de la Empresa Naval Group, Jean Claude Flandran; el presidente del Astillero Kership, Patrick De Leffe; integrantes de la Misión Naval Logística en Europa; autoridades civiles, militares y eclesiásticas; y representantes de la tripulación del patrullero oceánico ARA “Piedrabuena”.

El Jefe de la Comisión de Inspección para la Construcción e Incorporación de los Patrulleros Oceánicos, Capitán de Navío Víctor Ortiz, pronunció palabras alusivas en las que destacó la figura del Vicealmirante Segundo Storni, en honor a quien fue bautizado el nuevo buque de la Armada Argentina, que dedicó su vida a la defensa y difusión de los Intereses Marítimos argentinos.

“Con la botadura de esta unidad se culmina con las etapas previas de fabricación y ensamble, realizados minuciosamente por este astillero, y da comienzo a las pruebas de integración. Es por eso que aprovecho este momento para resaltar el trabajo incansable y dedicado, de todos los hombres y mujeres que integran este astillero, como así también de los integrantes de la empresa Naval Group, que en tiempo y forma superaron los obstáculos de una pandemia, no viéndose afectados sus trabajos, cumpliendo de acuerdo al compromiso asumido”, destacó.

“Para finalizar, quiero recodar palabras del Vicealmirante Storni: ‘La política naval es, ante todo, una acción de Gobierno; pero es indispensable, para que tenga nervio y continuidad, que sus objetivos se arraiguen en la Nación entera, que sean una idea clara, un convencimiento de las clases dirigentes, y una inspiración constante de todo el pueblo argentino’”, concluyó, invocando por último la protección de Nuestra Señora Stella Maris para el flamante buque y su tripulación.

La madrina de la moderna unidad es la doctora en Derecho Frida María Armas Pfirter, quien al momento del bautismo no se encontraba en Francia, pero que a través de una carta expresó: “Mis largos años de trabajo codo a codo con los hombres y mujeres de la Armada Argentina me han llevado a reconocer, respetar y –más aún– amar el trabajo esforzado y heroico que realizan; así como reconocer el valor de sus tradiciones navales”.

“Es también muy significativo para mí que mi madrinazgo sea con este buque que se desempeñará como patrullero oceánico. Mi actividad profesional ha estado centrada, a través del derecho internacional, en ‘patrullar’ los derechos de la Argentina sobre sus espacios marítimos y sus recursos. Considero, además, que el patrullaje es un punto crucial de la política marítima argentina actual, completando los avances en la regulación de los espacios marítimos y la protección ambiental”.

“No puedo dejar de referirme al nombre que ha sido asignado a este buque, en homenaje al Vicealmirante Segundo Rosa Storni. La importancia de sus actuaciones en defensa del mar es tal, que el día de su nacimiento ha sido instituido como el Día de los Intereses Argentinos en el Mar”.

La primera etapa de la construcción fue en el Astillero de Kership en Lanester y una vez finalizado el casco se lo trasladó al Astillero Piriuo. A partir de ahora, el patrullero oceánico multipropósito comienza con la etapa de integración y puesta en servicio de todos sus sistemas.