Entrega de las Estatuillas “Malvinas Argentinas”

Ocho Veteranos de la Guerra de Malvinas pertenecientes al Ejército, más otros 16 de la Fuerza Aérea y de la Armada, Prefectura Naval, Gendarmería Nacional, Escuadrón Fénix y civiles veteranos, fueron reconocidos por la Comisión Permanente de Homenaje a la Gesta del Atlántico Sur en una ceremonia que se realizó en el Salón Belgrano del Edificio Libertador.


El acto fue presidido por los miembros de la Comisión Directiva, bajo la presidencia del teniente coronel (R) Dr. Ernesto Fernández Maguer, el vicepresidente, Dr. Gustavo Varela Carlomagno, el secretario, teniente coronel (R) Luis Polo y estuvieron presentes representantes de los Estados Mayores de la tres Fuerzas Armadas, de las Fuerzas de Seguridad y del Servicio Penitenciario Federal.

Para comenzar, efectivos del Regimiento de Infantería 1 Patricios escoltaron la Bandera Histórica que estuvo en el Hospital Militar de Puerto Argentino, y la Banda Militar Combate de San Lorenzo de la Escuela de Suboficiales del Ejército Sargento Cabral ejecutó las estrofas del Himno Nacional Argentino.

A continuación, el reverendo padre Sergio Fernández realizó una invocación religiosa y bendijo las estatuillas y testimonios a ser entregados. Asimismo, la banda tocó Silencio Militar en memoria de los caídos en Malvinas y a los 44 héroes del Submarino ARA San Juan, quienes hace dos años se encuentran en custodia eterna de nuestras aguas.

Seguidamente, el teniente coronel Fernández Maguer pronunció un discurso en el que expresó:

“Nuestros hombres no pelearon por odio al enemigo que tenían en frente, sino por amor a lo que tenían detrás: la Patria, su terreno natal, su pueblo, su familia. Por eso, estas estatuillas no son dadas a los que por odio mataron al enemigo, sino a los que por amor cuidaron esa pequeña porción de territorio, sea tierra, aire o mar, arriesgando o dando su vida por ayudar o proteger a un camarada”.

Por otra parte, en honor al regreso de la Virgen de Luján, que acompañó a las tropas argentinas en las Islas durante la guerra, y que permaneció en Gran Bretaña los últimos 37 años, un miembro de la Comisión recitó una poesía dedicada a nuestra Santa Madre.

Luego de la lectura del poema, se entregó un diploma especial a Luis Landriscina, en reconocimiento por ser “un digno intérprete de los valores y la cultura popular de la Argentina, por su compromiso permanente con las causas de la Patria, en particular con la Gesta de Malvinas y sus héroes, y por su lucha para lograr que en todas las escuelas del país se incorporen materias que mantengan viva la causa de Malvinas”.

Del mismo modo, se entregaron 23 estatuillas a los héroes de las distintas Fuerzas que supieron asumir, con diferentes actos heroicos, su compromiso con la Patria durante la guerra.

Los ocho veteranos del Ejército que fueron reconocidos son: el general de brigada (R) VGM Diego Soria, los coroneles (R) VGM Carlos Osvaldo Aldao y Horacio Fernando Lauria, los capitanes (R) VGM Eduardo Raúl Magiarate Guevara, Jorge Pasolli y Héctor Domingo Tessey, el sargento primero (R) VGM Ramón Ángel Quintana y el cabo (post mortem) VGM Carlos Omar Osyguss.

Historias de heroísmo

General de brigada (R) VGM Diego Soria

Fue llamado a concurrir a la guerra cuando era jefe del Regimiento de Infantería Mecanizado 4, en Monte Caseros.

Una vez iniciado el combate, recorrió permanentemente las posiciones, impartió órdenes en forma personal y pidió opiniones para lograr una mejor conducción. Siempre estuvo presente en todas las actividades y jamás tuvo privilegios especiales.

No volvió a Puerto Argentino y se quedó junto con sus cuadros y tropas en su posición. Cuando las fuerzas inglesas tomaron su puesto de comando se desplazó junto a una subunidad de primera línea, en donde permaneció hasta el final de las operaciones.

"Esta distinción que hoy recibí, en realidad no la merezco yo. Esta distinción debe ser para todo el regimiento. Estoy orgulloso de todo lo que hicieron mis oficiales, mis suboficiales, y mis soldados. Especialmente los dos oficiales, los cuatro cabos y los 16 soldados que quedaron en la turba malvinera como centinelas de los derechos irrenunciables de nuestra Patria al recuperar las Islas. Si pudiera dedicarles unas palabras, les diría “muchas gracias” y que son un ejemplo que tengo permanentemente."

General de brigada (R) Diego Soria

Coronel (R) VGM Carlos Osvaldo Aldao

El entonces subteniente en comisión, fue destinado al Regimiento de Infantería Mecanizado 12 como jefe de la 1ra Sección de la Compañía “C”.

En la madrugada del 28 de mayo de 1982 se le ordenó realizar una exploración del área de Pradera del Ganso para detectar movimientos enemigos.

Allí fue atacado sorpresivamente por una fracción británica, y recibió el fuego de armas automáticas y morteros, lo que provocó la muerte de la mayoría de los integrantes de su patrulla. A raíz de esto, fue tomado prisionero, mientras que en las cercanías continuaba el combate.

Ante el descuido de sus captores, logró evadirse junto a otro camarada y alcanzar sus propias líneas. Gracias a su accionar, pudo proporcionar a su comando valiosa información sobre las posiciones enemigas.

Luego de la hazaña, volvió al campo de combate.

Coronel (R) VGM Horacio Fernando Lauria

Durante el conflicto, cuando era teniente primero, formó parte de la 3ra Sección de la Compañía de Comandos 602.

En la noche del 29 de mayo, mientras él y sus compañeros se encontraban en una misión de exploración próxima al monte Kent, en la Isla Soledad, fueron atacados por efectivos ingleses, lo que los obligó a dispersarse.

Como consecuencia del ataque inglés, cayó herido el sargento primero Biltez, y el entonces teniente primero Lauria, a riesgo de perder su vida, le brindó auxilio inmediato. Sacó a su camarada de la zona de combate, y juntos emprendieron, durante tres largos días, el regreso hacia Puerto Argentino.

Una vez finalizada la guerra, fue reconocido con la condecoración “al valor en combate”.

El coronel Lauria charló con nosotros sobre el recibimiento de la estatuilla “Malvinas Argentinas” y expresó:

“Es un hito más en nuestra vida, sumamente importante, que me lleva a pensar en el futuro y en que si algún día hemos de recuperar nuestras Islas, sea por medios pacíficos, no por otros. Seguramente yo no lo veré, pero mis nietos si lo podrán ver”

Coronel (R) VGM Jorge Pasolli

Cuando era subteniente se lo designó como jefe de la Sección Exploración de la Compañía Comando del Regimiento de Infantería Mecanizado 4.

El 9 de junio, su sección detectó importantes movimientos de efectivos británicos a la altura del monte Harriet: los enemigos habían ocupado una posición estratégica vital en Port Harriet House.

Ante esto, el subteniente Pasolli ordenó a su sección que proceda a desalojar a las fuerzas inglesas que se encontraban atrincheradas “aún a punta de bayoneta”.

A pesar de la desigualdad de condiciones, descargaron un intenso ataque con morteros pesados, fusiles y armas automáticas contra la Guardia Escocesa, que tuvo que replegarse. En su retirada, abandonaron equipos de radio, documentación y mochilas completas.

Esta acción fue elogiada por las fuerzas británicas una vez concluido el conflicto.

El coronel Pasolli, también se refirió al reconocimiento que le fue otorgado:

“Lo tomo como que no es para mí, me siento representando a mis camaradas, a mis soldados”.

Capitán (R) VGM Eduardo Magiarate Guevara

Solicitó voluntariamente ser incorporado como efectivo del Regimiento de Infantería Mecanizado 12 cuando era subteniente de Educación Física.

El 24 de mayo de 1982 fue destinado como observador adelantado en Creek House, cerca de Pradera del Ganso.

Su patrulla, conformada por dos suboficiales y cinco soldados conscriptos, se internó en un área controlada por los británicos y el vehículo en el que se desplazaban cayó por un barranco. Los daños que sufrió los obligaron a seguir a pie.

Más tarde, fueron sorprendidos por el enemigo, y recibieron un ataque de morteros y armas ligeras, por lo que debieron regresar a su posición original, a 2 kilómetros de aquel lugar.

El entonces subteniente respondió el ataque inglés con su armamento, y rescató a dos heridos a riesgo de perder su propia vida.

Capitán (R) VGM Héctor Domingo Tessey

Participó de la guerra como jefe de la Batería “C” del Grupo de Artillería 3.

El entonces teniente primero, ocupó la posición más adelantada del dispositivo de defensa de Puerto Argentino, por lo que fue uno de los primeros en entrar en combate y en recibir el fuego constante de la contra batería inglesa. Allí se destacó por su valor y coraje, y por su ejemplar conducción del personal a su cargo, a pesar de encontrarse en tan delicada situación.

Una vez retirado, se dedicó al estudio y al análisis académico y profesional del conflicto bélico. Actualmente es magister en Defensa Nacional, conferencista y docente.

Sargento primero (R) VGM Ramón Ángel Quintana

Se lo designó jefe del 1er Grupo de la Sección Exploración cuando era cabo primero del Regimiento de Infantería Mecanizado 12.

Durante la mañana del 27 de mayo, combatió valientemente contra tropas de élite inglesas cerca de Burntside House, en Pradera de Ganso. Allí capturaron al jefe y al encargado de la sección, por lo que él se hizo cargo de la tropa.

Luego de tres días de continuos e intensos enfrentamientos, combatieron hasta agotar las municiones.

Cabo (post mortem) VGM Carlos Omar Osyguss

Se incorporó al Ejército, como soldado conscripto clase 1963, en el Regimiento de Infantería Mecanizado 12. Su unidad fue trasladada a las islas Malvinas en abril de 1982 y fue destinado al Grupo de Vigilancia Terrestre en Monte Challenger.

El 27 de mayo, por razones operativas, fue reubicado en Pradera del Ganso. Allí conformó una fracción de tiradores, en la primera línea de defensa de la Fuerza de Tareas “Mercedes”, que se encontraba al mando del teniente Estévez.

En la madrugada del 28 de mayo, fueron atacados por una elementos ingleses, con armas automáticas y morteros, pero les ofrecieron una gran resistencia y lucharon heroicamente para mantener su posición.

Como consecuencia de la desigualdad de condiciones en el enfrentamiento, el entonces soldado cayó herido de muerte junto a su jefe y a otro camarada. Los tres dejaron en suelo malvinense el testimonio de su compromiso con la Patria.

Ante la ausencia de los familiares para recibir la distinción otorgada por la comisión, la recepción estuvo a cargo del jefe del Departamento Veteranos de Guerra de la Dirección de Bienestar, coronel VGM Jorge Gustavo Zanela.

El agradecimiento a la Comisión Permanente de Homenaje a la Gesta del Atlántico Sur,que reconoció a integrantes de la Institución que cumplieron con el deber militar de defender a la Patria en nuestras Islas Malvinas y que testimonian los valores sustentados por los soldados argentinos.