En 2017 la SEDRONAR duplica las experiencias de tratamiento comunitario que lleva adelante en el país


Tras la exitosa implementación de las diez experiencias de Tratamiento Comunitario que se llevaron adelante en el país en 2016, la Secretaría de Políticas Integrales sobre Drogas de la Nación Argentina (SEDRONAR) decidió duplicar estas iniciativas con el objeto de profundizar el desarrollo de este abordaje sobre la problemática de las adicciones.

Las nuevas experiencias se llevarán a cabo en los distritos de Pilar, Morón, Tres de Febrero y San Isidro (Buenos Aires); Gualeguaychú (Entre Ríos); Guaymallén (Mendoza); San Miguel de Tucumán (Tucumán); Santiago del Estero (Santiago del Estero); y Tilcara y San Pedro (Jujuy). Estas se suman a las que se implementaron en 2016: Moreno, Quilmes, Lomas de Zamora y Mar del Plata (Buenos Aires); Godoy Cruz (Mendoza); Río Cuarto (Córdoba); Ushuaia (Tierra del Fuego); Eldorado (Misiones); Corrientes (Corrientes) y Salta (Salta).

En ese sentido, se realizó una Formación Intensiva en Tratamiento Comunitario destinada a capacitar a los profesionales que ya están trabajando en las experiencias y a los que comenzarán este año. "Creemos que el Tratamiento Comunitario es un modelo que da un buen resultado en el territorio", aseguró en el cierre de la capacitación el titular de la SEDRONAR, Roberto Moro. Y agregó: "Este es uno de nuestros ejes de trabajo porque es donde está la comunidad".

Por su parte, durante esta jornada de formación, la subsecretaria de Abordaje Integral, Lidia Saya, destacó la importancia de implementar en la política pública un modelo “que se está desarrollando en las universidades y que cuenta con un gran apoyo teórico”.

La Dirección Nacional de Abordaje Estratégico de la SEDRONAR, a cargo de Florencia Tufró, fue la responsable de llevar adelante la capacitación de la que participaron cerca de 60 trabajadores de los equipos técnicos de esta Secretaría, y giró en torno a la especificidad del dispositivo cuyo abordaje es de tipo territorial, entendiendo a la comunidad como una herramienta fundamental para el tratamiento por adicciones.

Esta modalidad de intervención territorial está basada en el meta modelo ECO2 donde se pone el acento en el encuentro de procesos comunitarios (de abajo hacia arriba) e institucionales (de arriba hacia abajo) a través de un trabajo en red.