El presidente Macri recorrió una planta de tratamiento cloacal, que beneficiará a más de 500 mil habitantes de Resistencia


El presidente Mauricio Macri recorrió hoy una moderna planta de tratamiento de líquidos cloacales en Chaco y remarcó que cuando el año próximo esté en marcha “le cambiará la vida a más de medio millón de habitantes” que viven en el área metropolitana de Resistencia.

El Jefe de Estado señaló que los chaqueños “tiene que estar orgullosos de estas obras” porque significan “salud, menos infecciones, más cuidado para los chicos y para el medio ambiente”.

Macri subrayó que la construcción de infraestructura de este tipo “transforman la realidad, generan esperanza, movilizan a una sociedad y alejan la resignación”.

El Presidente realizó la recorrida por las instalaciones junto al gobernador chaqueño, Domingo Peppo; el viceministro del Interior, Obras Públicas y Vivienda, Sebastián García De Luca, y el secretario general de la Presidencia, Fernando de Andreis.

Afirmó que se trata de “opciones que les cambien la vida” a la gente “y demostrarnos que este cambio vino en serio, para quedarse, y que se expresa mucho en esas obras que empiezan y terminan en las fechas prometidas”.

El Presidente sostuvo que las obras que se están llevando a cabo en todo el país van en línea con los objetivos del Gobierno de “reducir la pobreza”.

Subrayó que “tener cloacas y agua potable es mejorar la calidad de vida y también es dignidad” y dijo que “se logra trabajando en equipo, dialogando”.

“Por suerte para ustedes está pasando muy lejos de acá, en el Sur, pero es parte de nuestro país y nosotros queremos que en toda la Argentina se conviva de una manera respetuosa, respetando la ley, que es respetar al que tenemos al lado”, enfatizó.

A su vez, Peppo remarcó que “obras en ejecución como ésta, como los acueductos, van a permitir que en un plazo de seis a ocho años podamos darle prácticamente agua potable a todos los chaqueños”.

Los trabajos se encuentran en su última etapa de ejecución y cuando concluyan mejorarán la calidad de vida de más de la mitad de la población de Resistencia, Barranqueras, Vilelas y Fontana, que hasta ahora no cuenta con el servicio de cloacas.

Este sistema aventaja a los restantes ya que requiere de entre 6 y 10 veces menos superficie, a la vez que tiene bajo consumo eléctrico de operación, origina menos lodos y produce biogás sin necesidad de obras accesorias.

En la actualidad, en el Gran Resistencia existe sólo una red, la cual trabaja a capacidad máxima y ya no admite nuevas conexiones porque el sistema está saturado debido al crecimiento poblacional del área. De esta manera, las lagunas de estabilización se encuentran en emergencia sanitaria e imposibilitadas para tratar las aguas cloacales.