El Ministerio de Defensa extiende la asistencia a las localidades salteñas vecinas al río Bermejo afectadas por las inundaciones


El Ministerio de Defensa, que conduce Oscar Aguad, sumó más efectivos del Ejército Argentino para asistir a los damnificados en las localidades situadas en los alrededores del río Bermejo, afectados por las inundaciones.

A las localidades de Santa Victoria Este, El Rosado, Aguaray y Tartagal, se sumaron San Bernardo, Alto de la Sierra y otras zonas de los alrededores del río.

Más de 30 efectivos del Batallón de Ingenieros de Montaña 5, con vehículos y botes, recorrieron 400 kilómetros en ocho horas bajo una intensa lluvia para evacuar a los habitantes de las zonas aledañas al río Bermejo.

En el centro de evacuados de El Rosado, a 20 kilómetros de Santa Victoria Este, ya hay más de 300 personas que son alojadas en las carpas del Ejército Argentino y reciben desayuno, almuerzo, merienda y cena.

Por su parte, el Regimiento de Infantería de Monte 28 continúa recibiendo a los damnificados y les brinda contención, alojamiento y racionamiento.

Con más de 38°C y un alto indice de humedad, los efectivos continúan cooperando para rescatar a quienes quedaron anegados en zonas próximas al río Pilcomayo, empleando botes de goma, único modo en el que pueden ingresar a esas zonas.

A raíz de la emergencia que afecta al noroeste de la provincia de Salta, cerca de 10.000 mil personas fueron ya evacuadas, con una activa participación del Ejército.

En total, 257 personas están alojadas en el centro de evacuados El Rosado, entre ellas, integrantes de las comunidades aborígenes Wichi, Quom y Toba.

De su traslado, estuvieron a cargo efectivos de los regimientos de Infantería de Monte 28 y Caballería de Exploración de Montaña 5, el Batallón de Ingenieros de Montaña 5, el Grupo de Artillería de Montaña 5, la Compañía de Comunicaciones de Montaña 5 y la Base de Apoyo Logístico local.

En este momento, el agua se encuentra en bajada, por lo que los efectivos continúan trabajando codo a codo con personal de Vialidad Nacional para reconstruir los caminos, mientras la Compañía de Comunicaciones se mantiene alerta a la conexión permanente de los enlaces para que sigan funcionando exitosamente la organización y la logística en la asistencia a los damnificados.