El Hogar de Tránsito de Cucaiba celebró 15 años

Más de un centenar de personas, entre trasplantados, familiares, donantes y miembros del equipo de salud del Cucaiba celebraron los 15 años del Hogar de Tránsito de esa institución, un espacio único en el país donde se alojan los pacientes del interior bonaerense y de otras provincias antes y después de un trasplante. De este modo, pueden estar cerca de los hospitales provinciales de La Plata, donde reciben el tratamiento anterior y posterior al trasplante.


“Desde su puesta en marcha en 2003, más de 7 mil personas, entre trasplantados y acompañantes de todo el país, pasaron por el Hogar de Tránsito”, contó Hugo Petrone, presidente del Cucaiba durante la celebración realizada el 15 de junio pasado. Explicó que este Hogar es único en su tipo en el país: su funcionamiento depende en un cien por ciento del sector público provincial y ofrece alojamiento, alimentos, contención psicológica y social, además de los traslados gratuitos a los centros de salud, tanto para los pacientes como para sus acompañantes.

“Aquí no solo se da hotelería, sino que también trabaja todo el equipo del área social del Cucaiba para conocer las necesidades de los pacientes que experimentan el desarraigo en un momento crucial de sus vidas”, contó Silvia Salas, una trabajadora social ya jubilada que formó parte del proyecto de creación del Hogar de Tránsito y que hoy volvió para ser agasajada. También, se acercaron al festejo decenas de pacientes y familiares que alguna vez tuvieron que alojarse allí.

Necesitar un órgano para seguir vivo es una de las condiciones de salud más apremiantes que puede atravesar una familia. No solo por la espera del donante y la operación en sí, sino también porque el proceso implica una serie de cuidados previos y posteriores que son clave para que el trasplantado vuelva a recuperar una calidad de vida digna. Todo el proceso puede requerir meses e incluso años. Y si los centros de salud quedan a muchos kilómetros del lugar donde vive el paciente, la situación puede resultar inaccesible y sumamente angustiante para las familias, al punto de hacer fracasar todo el proceso de recuperación.

Durante el año 2017, el Hogar de Tránsito brindó alojamiento a 690 personas del interior de la provincia y el Conurbano. También, se alojaron pacientes tucumanos, salteños, entrerrianos, rionegrinos, jujeños, santafesinos, misioneros y mendocinos; con estadías de hasta 60 días.

Roberto Isa, trasplantado renal de Almirante Brown, pasó por el Hogar y no se fue más. Casado con Lucía, también trasplantada, hoy preside la Comisión de Amigos del Hogar de Tránsito, que se reúne todos los meses para compartir las vicisitudes de los pacientes y promover encuentros con médicos y miembros del equipo de salud para recibir orientación que los ayude a recuperarse y mantener una buena calidad de vida. Además, los integrantes de esa Comisión participan de todas las acciones de promoción de la donación a cargo del Cucaiba.

La celebración por los 15 años del Hogar de Tránsito se realizó en el Salón Auditorio del Campo de Salud “29 de septiembre” y contó con la presencia del presidente del Cucaiba, Hugo Petrone; la directora de Gestión Científico Técnica, Gabriela Nanni; la directora de Gestión Administrativa, María Verónica Ríos; la jefa del servicio social, Viviana Águila; representantes del Incucai, de la comisión de salud de la cámara de Diputados, organizaciones sociales y de la comunidad.

El festejo incluyó un número musical a cargo de la médica Graciela Klein, acompañada por el pianista Juan Pablo Suárez y un cierre con la presentación del conjunto de cuerdas de la Escuela Orquesta Pre Juvenil de la localidad de Berisso.