El Estado presente: la SEDRONAR trabajó fuertemente en la fiesta electrónica más grande del verano


La SEDRONAR estableció un puesto preventivo asistencial para el abordaje del consumo abusivo de drogas y alcohol, en el parador Mute, donde cerca de 20 mil personas bailaron al ritmo del DJ bosnio Mladan Solomun.

“Vengo siempre a estas fiestas y la paso bien porque me cuido. Pero sé que hay gente que termina mal porque desconoce los riesgos”, comentó Solange, de 31 años, mientras bailaba. Y agregó: “Por eso está bueno que pasen videos donde te explican cuestiones sobre el consumo”, en referencia a los spots de la SEDRONAR sobre el consumo de sustancias que se pasaban a cada rato en las pantallas del show.

A través del trabajo articulado entre la SEDRONAR, el Ministerio de Salud bonaerense, el municipio y los organizadores del evento, los equipos interdisciplinarios realizaron acciones de prevención y sensibilización en contextos de nocturnidad a través de la difusión de información sobre el consumo de sustancias psicoactivas. Además, se dispuso para los jóvenes un espacio de orientación, contención y descanso, además del ofrecer agua, preservativos, frutas y dulces durante toda la noche.

Integrantes de la SEDRONAR, de los CPA de Mar del Plata y Miramar y de los Dispositivos Integrales de Abordaje Territorial (DIAT) locales se repartieron entre las dos carpas (una apostada a la entrada del parador y otra en medio del predio), que completaban el puesto preventivo asistencial. Mientras, el resto del equipo circuló ofreciendo folletos y preservativos y brindando información sobre los cuidados frente al consumo. “La gente se tiene que informar sobre los riesgos del consumo para poder pasarla bien”, esgrimió Leandro, de 26 años, mientras leía uno de los folletos que se repartieron anoche.

Pasadas las 2, el espacio de la SEDRONAR se llenó de jóvenes quienes se acercaban para hidratarse, sentarse un rato o simplemente a hablar con alguien. “Se apropiaron de la carpa y eso es muy positivo”, señaló una de las profesionales que estuvo allí. Y agregó: “Al principio venían a buscar agua y después se fueron quedando para charlar, y hasta nos ayudaron a servirle a otros chicos”.