El caso IBYME: cómo transformar ideas en capacidades

El Instituto de Biología y Medicina Experimental (IBYME) descubrió uno de los mecanismos desencadenantes de la sepsis. Este nuevo aporte demuestra la importancia de promover y apoyar ciencia y tecnología.


Investigadores del Laboratorio de Inmunopatología del IBYME, dirigido por Gabriel Rabinovich, publicaron recientemente un trabajo en la revista Nature Immunology que permite comprender el papel de la proteína Galectina-1 (GAL1) en el desencadenamiento de la sepsis, una disfunción orgánica producto de una respuesta desregulada del huésped a una infección y que en el mundo está vinculada a 11 millones de muertes anuales. Dicho trabajo es resultado de una investigación del IBYME dirigida por Gabriel Rabinovich y el UConn Health de Estados Unidos.

El IBYME es un centro de investigación de referencia con gran prestigio, perteneciente al entramado científico y tecnológico nacional.

Desde hace años la Agencia I+D+i apoya varios de sus proyectos, tanto para la adquisición de insumos y equipos como para la realización de investigaciones vinculadas a producir conocimiento en torno a enfermedades, así como en el desarrollo de posibles procedimientos médicos y farmacológicos.

Desde el año 2012 el equipo de investigación -liderado por Gabriel Ravinovich- ha recibido financiamiento por parte de la Agencia I+D+i a través de distintos PICT (Proyectos de Investigación en Ciencia y Tecnología). El estudio de la resistencia a las drogas antitumorales, el diseño de nuevas terapias para el cáncer a partir de la combinación de conocimientos de inmunología, biología vascular, glicobiología y nanotecnología fueron algunos de los objetivos de estos proyectos ejecutados entre 2012 y 2016. En 2017 accedieron nuevamente a un PICT que les permitió desarrollar estrategias para aumentar la eficacia de tratamientos inmunoterapeuticos contra el cáncer.

En materia de equipamiento, en 2015 participaron del llamado para Proyectos de Modernización de Equipamientos (PME), con el cual lograron adquirir un microscopio de barrido láser confocal de última generación. En 2018 complementaron el equipamiento con el financiamiento brindado por un PICT para fortalecer las capacidades tecnológicas del IBYME en la ejecución de proyectos de inmunología, oncología y neurociencia.

Durante el 2020, la Agencia, en el marco de la Unidad Coronavirus que conforma con el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Nación y el CONICET, co-financió el proyecto “Nueva estrategia terapéutica basada en compuestos tiodigalactósidos capaz de inhibir la infectividad del virus SARS-CoV-2 y la respuesta inflamatoria desencadenada” con la Fundación Bunge y Born. Este trabajo busca encontrar tratamientos posibles a la infección de COVID-19 para dotar al sistema sanitario argentino de nuevas respuestas a la pandemia.

El camino recorrido por el IBYME muestra cómo los apoyos que brindó la Agencia I+D+i a lo largo de años de trabajo fueron una herramienta clave para transformar ideas en capacidades y a éstas, en soluciones.

Acerca del IBYME

El Instituto de Biología y Medicina Experimental, IBYME, es un centro de investigación cuyo objetivo es impulsar el adelanto de las ciencias biológicas y de la medicina experimental, a través de la investigación y de la formación de recursos humanos.

Desde sus comienzos, el IBYME tiene como misión promover el conocimiento científico para contribuir al mejoramiento de la salud humana, la calidad de vida, y el desarrollo económico y social. Para tal fin, se focaliza en la investigación, formación de recursos humanos, prestación de servicios a terceros, y establecimiento de acuerdos con la comunidad científica, académica y empresarial.

En el Instituto se trabaja enérgicamente en investigación básica y aplicada en fisiología, bioquímica y biología molecular, en el entrenamiento de estudiantes y becarios pre y posdoctorales, y la realización de cursos a nivel de pre y postgrado. Se llevan adelante también, desarrollos biotecnológicos y transferencia de tecnologías. Históricamente los principales descubrimientos fueron en el campo de la Fisiología y la Endocrinología, hoy las áreas incluyen Biología Celular y Molecular, Endocrinología, Inmunología, Neurociencias, Oncología y Reproducción.