El Batallón Antiaéreo conmemoró su bautismo de fuego

El acto fue encabezado por el Comandante de la Fuerza de Infantería de Marina de la Flota de Mar.


Puerto Belgrano – Esta mañana, en la Plaza de Armas de la Fuerza de Infantería de Marina de la Flota de Mar (FAIF), se llevó a cabo la ceremonia por el 39° aniversario del bautismo de fuego del Batallón Antiaéreo (BIAA).

El acto estuvo encabezado por el Comandante de la FAIF, Capitán de Navío Carlos Eduardo Gómez Nolasco, acompañado por el Comandante del BIAA, Capitán de Corbeta Renzo Freno.

En el marco del distanciamiento por las restricciones sanitarias vigentes, solo estuvieron presentes Veteranos de la Guerra de Malvinas y un limitado número de personal de los diversos destinos de Infantería de Marina.

Luego del ingreso de las autoridades se entonaron las estrofas del Himno Nacional Argentino y, a continuación, el Capitán Freno compartió palabras alusivas a aquel hecho histórico.

“En la madrugada del 1º de mayo, un avión Avro Vulcan de la Real Fuerza Aérea británica dejó caer 21 bombas de 1000 libras con el objetivo de inutilizar nuestra pista principal del aeródromo de Puerto Argentino. Si bien el objetivo no fue cumplido, como consecuencia del ataque falleció el conscripto clase 62 Ricardo Romero, primera baja de la unidad en la guerra”, mencionó el Comandante del BIAA.

Horas después de ese ataque, “comenzaron a detectarse movimientos aéreos. El blanco elegido por los británicos era el aeropuerto y para atacarlo se dividieron en dos grupos, empleando un total de 10 aeronaves Sea Harrier”, continuó el Capitán Freno.

A lo que agregó: “La reacción de las armas antiaéreas de la unidad no se hizo esperar y los cañones llenaron el cielo de trazadoras, al mismo tiempo que las unidades efectuaban el lanzamiento de sus misiles Tiger Cat. El entonces Cabo Principal Momo realizó el lanzamiento de un misil sobre una aeronave que se presentaba de frente, pero el piloto logró observarlo y giró bruscamente a su izquierda, más no así su numeral que no se había percatado de la acción y recibió el impacto siendo derribado. Como consecuencia del accionar de la defensa antiaérea, los británicos no volvieron a arriesgar sus aviones y se limitaron a efectuar bombardeos a gran altura, pero con muy baja precisión”.

Para finalizar, el Capitán Freno destacó: “El combate de aquel 1º de mayo de 1982 fue el primero de su tipo en la historia de guerra de la Nación […] Conmemorar este aniversario, no solo nos permite evocar los hechos de aquellos días, sino también reconocer el coraje y valentía de nuestros veteranos, a quienes consideramos héroes por la extraordinaria hazaña que realizaron. A todos ellos, de parte de la unidad, muchas gracias”.

Tras las palabras, el encargado del BIAA requirió el lema de la unidad y se procedió a la invocación religiosa a cargo del presbítero José Luis Toya. Acto seguido se llevó adelante la colocación de una ofrenda floral y un minuto de silencio en homenaje a los caídos en actos de servicio.

Concluidas dichas acciones, se dio por finalizada la ceremonia con la entonación de las estrofas de la Marcha de la Armada.