El 60 % de los casos de COVID-19 está concentrado en CABA y en el área metropolitana de Buenos Aires

En el país se observan diferencias epidemiológicas en la distribución de los casos generados por el nuevo coronavirus por lo que es necesario también seguir la información y recomendaciones de específicas de cada jurisdicción.


“Es muy importante destacar que hay jurisdicciones que tienen situaciones diferentes. El 60 por ciento de todos los casos confirmados está circunscripto fundamentalmente a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y al área metropolitana de la provincia de Buenos Aires”, afirmó la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti, durante el reporte diario.

“Eso genera la necesidad de intensificar las acciones”, indicó la viceministra y detalló que hay 1.381 casos en Buenos Aires y 1.039 en Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

En ese sentido, Vizzotti aclaró que el reporte cuenta con los datos consolidados a nivel nacional y que si bien “analizamos jurisdicción por jurisdicción y trabajamos con cada una para poder optimizar las estrategias en función de la realidad local, para la población es muy importante seguir las recomendaciones y la información sobre la situación específica en sus provincias y en los municipios”.

Además la secretaria de Acceso adelantó que “en esta etapa de segmentación geográfica, en función de la situación epidemiológica, vamos a empezar a encontrar recomendaciones nacionales para todo el país y diferencias en las recomendaciones locales”.

A su turno, el subsecretario de Estrategias Sanitarias, Alejandro Costa, informó que son 4.003 los casos confirmados (se incluyen 13 de las Islas Malvinas) entre los cuales se sumaron 111 nuevos ayer, y 197 es el total de fallecidos por lo que la tasa de letalidad es de 4,9 por ciento. Por otra parte, hay 155 personas internadas en terapia intensiva y 1.162 obtuvieron el alta. Ya se realizaron un total de 53.600 tests con un porcentaje de positividad de 8,78

La donación de órganos, tejidos y células en tiempos de la pandemia de COVID-19

Durante el reporte, el presidente del Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implante (INCUCAI), Carlos Soratti, explicó que la observación del impacto precedente que tuvo el nuevo coronavirus en los sistemas de salud europeos y en la donación permitió de manera precoz empezar a tomar las medidas, los diagnósticos y las estrategias para poder consolidar al sistema argentino de donación y trasplante y sostener la actividad de generación de donantes. Para ello se elaboraron protocolos específicos de selección de donantes y de la logística necesaria para las medidas de distanciamiento social y de prevención de COVID-19.

De esta manera “la actividad de trasplante de órganos, de tejidos y de células en Argentina se ha sostenido, por supuesto con limitaciones, y más de 60 pacientes ya recibieron un trasplante de órganos mientras transitamos la cuarentena”, señaló Soratti. Así, a partir del 20 de marzo se realizaron 66 trasplantes de órganos (41 trasplantes renales, 15 hepáticos, 6 cardíacos, 1 pulmonar, 1 pancreático, 2 renopancreáticos) y 34 de córneas.

“La actividad con el esfuerzo y la coordinación de todas las jurisdicciones y la resolución de los problemas logísticos ha podido mantenerse”, destacó el presidente del INCUCAI.

También continúan los trasplantes de médula ósea. “Hay de distintos tipo –explicó Soratti- como el autólogo con células del propio paciente, o con un donante relacionado o familiar que cuando no existe hay que recurrir a un registro internacional de células hematopoyéticas” al que Argentina forma parte.

A través de este registro y a pesar de las dificultades planteadas por la pandemia “las gestiones para los pacientes que estaban programados para recibir un trasplante con células de donantes de otros países han podido concretarse a través de la llegada de unidades de células en vuelos de carga de donantes de otros países”, afirmó el presidente del INCUCAI.