Cursos de Artillería: Maniobras finales en el terreno

En el campo de instrucción de Salinas del Bebedero, a 40 kilómetros al suroeste de la ciudad de San Luis, más de 550 efectivos llevaron a cabo las maniobras finales de los cursos que dicta la Escuela de Artillería.


Las ejercitaciones permitieron a los cursantes poner en práctica las competencias de conducción y las destrezas adquiridas según el rol de combate.

Para la realización de las maniobras, siete unidades de Artillería movilizaron más de 550 efectivos, 87 vehículos y otras piezas y equipos, desde sus asientos de paz hasta el campo de instrucción. Se conformaron así cinco subunidades al completo, que contaron con un apoyo significativo de Comunicaciones, logístico y de Aviación de Ejército, este último para efectuar evacuaciones aéreas.

La actividad reunió a participantes de tres cursos dictados por la Escuela de Artillería: el de Jefe de Subunidad, con tenientes de Artillería del Ejército Argentino, oficiales de Infantería de Marina y oficiales invitados de los ejércitos de Brasil y Uruguay; el de Perfeccionamiento Medio, para sargentos del Arma, y el Curso Complementario de Tiro y Observación.

Los efectivos pusieron a prueba sus conocimientos y destrezas con los diversos armamentos: cañones Citer de 155 milímetros; obús Oto Melara de 105 milímetros, y lanzadores de cohetes múltiples CP-30 y de artillería antiaérea.

Asimismo, desarrollaron tareas en los centros de dirección de tiro, que son el lugar donde se reciben las correcciones enviadas por los observadores adelantados y se transmiten a las piezas de artillería.

El 24 de septiembre, día en que culminaron las ejercitaciones en el terreno, el ministro de Defensa; los jefes del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas y del Estado Mayor General del Ejército, y el presidente del Consejo Superior del Arma de Artillería inspeccionaron las maniobras finales y presenciaron una demostración de tiro con las distintas armas.

Por su parte, el jefe del Ejército, general de división Claudio Ernesto Pasqualini, puntualizó en las actividades explicando que “con estos cursos, nuestros hombres logran capacitarse y certificarse para poder cumplir distintos roles dentro de un grupo de Artillería”.

Es importante mencionar que esta clase de ejercicios también se aprovecha para experimentar nuevos desarrollos. En este caso, se puso en práctica el Sistema Automatizado de Tiro de Artillería de Campaña (SATAC), producido por la Dirección General de Investigación y Desarrollo, la Escuela de Artillería y el Centro de Investigación y Desarrollo de Sistemas Operacionales (CIDESO). Además, se hizo la evaluación técnico operacional de los cañones de 155 milímetros, y se operó la estación meteorológica Vaisala-Parmet.